viernes, 3 de mayo de 2019

Rotundo desconcierto en el Partido Popular

El catastrófico fracaso electoral del Partido Popular el pasado 28-A, ha provocado un tsunami interno de consecuencias desconocidas al día de hoy.

Las hemerotecas visuales nos ilustran con los postulados defendidos por Pablo Casado y sus adláteres durante la pasada campaña electoral. De cómo se llega a la conclusión de la defensa de postulados cercanos a los defendidos por el partido de la extrema derecha nadie los conoce. Lo que sí sabemos es que los populares defensores del centro derecha se alejaron de ese ideario y creyeron que su acercamiento a las posiciones de VOX, les iba a reportar mayores beneficios electorales.

La realidad ha sido bien distinta y por lo tanto, ahora se encuentran en una gran encrucijada. Tenemos que recordar, que la selección de candidatos para formar parte de las listas de las próximas elecciones municipales, autonómicas y europeas, se hace pensando en los mejores hombres y mujeres que se aproximen al perfil elegido alejado del centro derecha.

Analizados los resultados del mes de abril, el líder Pablo Casado, anuncia el distanciamiento de los anteriores postulados políticos para declarar que es ahora después del desastre electoral cuando se posicionan de nuevo en el centro derecha.

A esto último nada que objetar, cada cual gira y gira hasta encontrar el mejor acomodo que se identifique con su ideología política. Lo complicado vine ahora cuando los candidatos/as para las próximas elecciones del día 26, tengan que defender idearios políticos que no llevan en su ADN. Recordemos que fueron seleccionados cuando tenían que defender políticas y declaraciones muy cercanas a la extrema derecha.

Llegados a este punto debemos preguntarnos: Serán capaces de reciclarse y transmitir credibilidad ante sus seguidores y convencerles que antes estuvieron equivocados y la verdadera política es ahora?
El electorado conservador será capaz de girar con ellos hacía la nueva ruta elegida?
O el día 26 asistiremos a la confirmación de la debacle manifestada democráticamente el pasado día 28-A?

Lo peor de todo este desconcierto es la gran pérdida económica que esto les supone y las consecuencias laborales para los trabajadores de sus sedes. Y todo por un mal entendido liderazgo político.

No hay comentarios: