domingo, 30 de octubre de 2016

La noria política

Desde diciembre de 2015, la política española ha sido una noria que no ha parado de girar. Después de aquel primer resultado electoral con la consabida negativa de Mariano Rajoy a presentar su candidatura a la presidencia del Gobierno, hasta la tarde de ayer, donde el mismo Rajoy, consiguió los apoyos y las abstenciones necesarios que le permite ser nombrado Presidente.

Entre estas fechas, hubo otra candidatura fallida del Partido Socialista Obrero Español, y unas nuevas elecciones el pasado mes de junio.

Es digno de estudio analizar el comportamiento de los grupos políticos españoles con representación parlamentaria, que han permitido que un grupo político que renuncia a la presidencia, hoy, tenga la responsabilidad de formar Gobierno.

La base electoral que tiene el Partido Popular ha permitido que a pesar de todos los casos de corrupción y las leyes aprobadas, la fidelidad de sus votantes le convierta en el partido más votado.

Sin embargo, la división de la izquierda les arroja a permanecer en la oposición. Los partidos políticos que no tienen capacidad de alcanzar la gestión de una administración, aunque en sus programas contengan proyectos transformadores de la sociedad, es imposible que lo puedan poner en práctica.

Así, el repetido techo electoral que a día de hoy, alcanza Podemos, no es suficiente para optar a esa transformación. Por tanto, necesita de la izquierda centrada que apoya al PSOE.
En estos momentos, este partido, se encuentra en un profundo proceso de refundación para evitar que 137 años de historia se diluyan en la nada.

Desde mi punto de vista, lo ocurrido es muy grave y no hay una sola causa o persona responsable de la situación. Es evidente que lo que sucede se venía fraguando desde hace mucho tiempo y la manera de convenirse las soluciones iba sentando las bases de lo ocurrido.

Por todo ello, el futuro del PSOE se tiene que cimentar sobre la nueva realidad de la sociedad española. De una parte, tiene una izquierda que está implantada. De otra, una derecha que va a pretender consolidar lo que hoy tiene. Pero, a pesar de todo, hay un espacio del electorado que no vamos a renunciar a los valores que ha representado y representa el Partido Socialista. Convivencia, integración, solidaridad, justicia, humanismo, defensa de los servicios públicos de calidad y otros valores de los cuales está impregnado el PSOE.
Convencido de que esto es así, el final del proceso en el que se está inmerso, tiene que ser confeccionar un proyecto adaptado a esta nueva realidad, donde debemos encontrar a los mejores para gestionarlo. Tenemos que desterrar en esta transformación las maneras usadas que nos han traído a esta situación. Hay que captar el apoyo de la izquierda amplia que existe en España y hacer que las personas de ideología centrada también valoren que tienen su espacio en un PSOE renovado.

Si en todo ello, se empieza a trabajar con claridad y transparencia sin enfrentamientos personales, con generosidad de todas las partes, desde este espacio y personalmente me encontraré con todos mis compañeros.

domingo, 23 de octubre de 2016

Estamos obligados a entendernos

Después del tumultuoso Comité del pasado sábado día 1, consideré oportuno aplicar la teoría de `oír, ver y callar´. La situación como luego ha quedado demostrado, no aconsejaba hacer declaraciones sin tener la suficiente información de lo que estaba sucediendo en la tramoya del PSOE.

A día de hoy, ya tenemos los resultados y por tanto, sabemos que los miembros que componen el Comité Federal, deciden por 139 votos a favor y 96 en contra, permitir que Mariano Rajoy, sea investido presidente en segunda votación.

Durante los 24 días transcurridos, hemos podido conocer muchos detalles y descripción de situaciones que no habían visto la luz pública. También hemos valorado el posicionamiento que las distintas federaciones iban configurando conforme se acercaba el Comité que ha organizado la `Gestora´.
El resultado ya lo tenemos, y ahora, aplicando la tradición que impera dentro del PSOE, toca ponerse a trabajar respetando lo aprobado. No obstante, debemos tolerar que en las redes sociales todavía haya opiniones dispares con la situación vivida. Es responsabilidad de la cúpula dirigente el demostrar con los hechos que no todo está perdido para el futuro del PSOE.

Sin embargo, por lo cercano que lo tengo, donde tendremos que aplicarnos con ahínco incansable será en el PSOE-M. Suturar las heridas que en su día se produjeron con la destitución fulminante del secretario general elegido por la militancia, Tomás Gómez y casi toda la dirección que le acompañaba, no están cerradas.

Si a esto le sumamos que la persona elegida por Pedro Sánchez, para sustituirlo es la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, que fue ratificada luego por la militancia, solo hay que ir a las hemerotecas para apreciar el apoyo incondicional que Hernández, en su momento recibió de la dirección de Madrid que fue destituida. Además, debemos sumar que la posición del PSOE-M en el Comité de hoy, está dividida.

Podéis imaginar que las pinceladas que doy tienen mucha más enjundia, pero en este momento no es conveniente profundizar demasiado pensando en el futuro inmediato que se avecina.

Espero y deseo que ejemplos de personas que hemos visto cercanos al exsecretario general Sánchez, y que hoy están con responsabilidad en el nuevo proyecto político, sirvan de espejo para la secretaria general de Madrid. 

viernes, 30 de septiembre de 2016

Abierto en canal

A estas alturas la complicadísima situación política que se está viviendo en el seno del PSOE, me produce mucha preocupación. Unos y otros para justificar las razones de su posicionamiento están dejando al descubierto momentos que se han vivido en la historia interna del partido.

Estos relatos históricos para los que hemos seguido y participado de algunos de ellos, son ampliamente conocidos, pero para la opinión pública en general, sorprende que el funcionamiento interno de un partido político tenga estos procederes.

Concretamente, en la federación madrileña todos recordamos la situación que se vivió en la Asamblea de Madrid cuando hubo que gestionar la situación creada con el popularmente conocido `Tamayazo´.  El golpe traidor que dieron los tránsfugas socialistas impidió que Rafael Simancas, fuera elegido presidente de la Comunidad de Madrid. Desde esa fecha, año 2003, gobierna el Partido Popular en la Comunidad madrileña.

La investigación que se llevó a cabo para tratar de averiguar los motivos de lo sucedido, solo pudo intuir sospechas que indujeron a la traición. Sin embargo, lo que dejo al descubierto durante las sesiones que se celebraron fue la disección interna del funcionamiento del Partido Socialista madrileño.
Consecuencia de todo lo que se pudo valorar, hizo que la sociedad madrileña cuando se repiten las elecciones otorgara la mayoría absoluta al PP.

Pues bien, por causas muy distintas y salvando las distancias, reconozco que se corre el riesgo para justificar la posición que se toma para solucionar el problema de la dirección socialista Federal, que de nuevo se desnude los procesos internos que se llevan en los partidos políticos. Es imprevisible la reacción que determinados datos causan en la sociedad civil ajena a la organización.

Por ello, llegados a la situación que se está viviendo dentro del PSOE, conviene ser muy cautos con lo que se dice y cómo se dice. Desde mi punto de vista y compromiso político, quiero dejar muy claro, que no voy a participar en ningún proceso congresual que no me garantice que el resultado del Congreso no es un cierre en falso del momento político generado. 

martes, 27 de septiembre de 2016

El verdadero fracaso de Sánchez

Hoy todas las editoriales de las principales cabeceras de los periódicos nacionales, dedican su opinión a la situación que vive el PSOE y por extensión al comportamiento de su Secretario General, Pedro Sánchez.

A estas horas, el conflicto interno que se vive en el PSOE, a nadie se le oculta. Por tanto, tampoco persona alguna, sea dirigente o no, es capaz de pronosticar cuál será el resultado final que saldrá del Comité del próximo sábado día 1 de octubre.

Hoy, con la perspectiva que nos ofrece el paso del tiempo, valoramos el gran error que se cometió en aquel momento, cuando Mariano Rajoy, renunció a presentar su candidatura a la presidencia del Gobierno. De manera natural y aplicando el proceso democrático establecido en aquel momento, se postula Pedro Sánchez. Fue en la negociación del proceso y la imposibilidad de alcanzar los acuerdos necesarios donde se fraguó el fracaso que hoy vivimos.

La suma de los votos populares, podemistas e independentistas, impiden que Sánchez consiga la investidura. Antes de entrar derecho a pretender solucionar el drama que se vive hoy en el PSOE, recomiendo que las personas que tuvieron influencia decisoria para que los acuerdos no vieran la luz, reflexionen sobre su posicionamiento en aquellos momentos.

Luego, ya conocemos lo sucedido y el fracaso de Mariano Rajoy en su pretendida elección como presidente. Ahora bien, a pesar de que no logró su investidura, consigue aumentar el número de votos y escaños en las elecciones de junio. Mientras, el PSOE pierde votos y escaños. Y, así llegamos a las elecciones autonómicas y de nuevo el PSOE fracasa.

Internamente, se genera un gran dilema al querer impedir nuevas elecciones y pretender aglutinar los mínimos apoyos que permitieran a Pedro Sánchez postularse a la presidencia.

Es difícil encontrar la vía que facilite lograr la paz interna que necesita el PSOE. A estas alturas son muchos y variados los factores que generan influencia en las decisiones de unos y otros. Todos dirigentes con fórmulas distintas para recuperar la credibilidad del Partido Socialista.

Desde la militancia, sí quiero manifestar que sin entrar en especificaciones concretas de todo el correlato, entre otras cosas, porque desconocemos detalles precisos, la solución no puede pasar por armar un proceso donde nosotros los militantes, tengamos que decidir con nuestra opinión, si continúa o no, Pedro Sánchez dirigiendo el Partido Socialista Obrero Español.

lunes, 19 de septiembre de 2016

Confusión mucha confusión

El pragmatismo es un buen aliado en el mundo de la política. Máxime, cuando la sociedad expresa democráticamente su opinión y los resultados son los que ya nos han llevado a dos elecciones y si no son capaces nuestros representantes de alcanzar un acuerdo, iremos a unas terceras.

Si tuviéramos que vernos abocados a esa tercera consulta, hoy, un medio de reconocido prestigio anuncia que el resultado final sería algo parecido a la actual composición parlamentaria. Con un dato muy destacado: “el crecimiento de la abstención”. Si en junio votamos el 69,8% del electorado, en el mes de diciembre próximo solo lo haría el 60,4%.

Es decir, el cansancio, la confusión y el desánimo se han instalado en el electorado. Llegados a este punto, y visto los resultados de las dos consultas donde la variación en porcentaje cambia poco y cuando lo hace beneficia al Partido Popular por la fidelidad de sus votantes, qué tendrá que ocurrir para que en el resto de grupos políticos se practique el `pragmatismo´.

El estudio de la encuesta que hoy publica el Observatorio, nos ofrece variadas formulas, combinaciones y preferencias para poder formar Gobierno. Obviamente, si se mantiene la actual actitud de los partidos políticos de unos y otros con respecto a sus adversarios compañeros de parlamento, por muchas combinaciones que los analistas ofrezcan, será un predicamento en el desierto.  

La encrucijada es muy seria. Además, en la encuesta, solo declara querer ir de nuevo a las urnas un 10,6% de los encuestados. Entonces, con esta abrumadora mayoría social que pide formar Gobierno, a quiénes escuchan nuestros representantes elegidos.

sábado, 3 de septiembre de 2016

Y, Mariano Rajoy pasó a la historia

Ayer tuvo lugar en el Congreso de los diputados la segunda votación para elegir al presidente del Gobierno de esta legislatura. Mariano Rajoy, no consiguió la confianza de la mayoría simple de los representantes políticos.

Antes de analizar el punto en que nos encontramos, conviene recordar de dónde venimos. En el año 2011, el Partido Popular por voluntad del pueblo español, consigue el mayor poder de gestión que nunca tuvo una organización política. Consecuencia de ello, la mayoría absoluta de la que gozaba, al Sr. Rajoy, le ha permitido aplicar unas políticas sin necesidad de atender otros planteamientos que el resto de grupos presentes en el Parlamento hacían.

No debemos estar muy satisfechos los españoles con las consecuencias de esas políticas, cuando en la siguiente llamada a las urnas, aquel poder logrado queda difuminado de tal manera, que hasta en dos ocasiones se le ha negado la confianza para que continúe al frente del Gobierno. Nunca en la reciente historia democrática se había producido tal caso con un presidente.


Ante la continuidad de un Gobierno en funciones, qué otras salidas se pueden producir que no sean las anunciadas elecciones en el mes de diciembre.

Si nos atenemos a los últimos acontecimientos de ayer, conocemos que directamente se le pide a Rajoy, que retire su candidatura de cara a una nueva sesión de investidura. A lo que el portavoz popular contesta que Rajoy, ha sido, es y será su candidato. Ante tal afirmación, esta postura ayuda para llevarnos a las urnas de nuevo.

Pero la ley electoral nos permite un plazo de dos meses para buscar otras salidas que puedan desbloquear la situación ya demasiado larga de interinidad.

Todas las miradas están puestas en el Sr. Sánchez y el PSOE. Y, no es fácil dado el número de escaños en el Parlamento de los que dispone. Por tanto, hay que buscar aliados diversos con planteamientos políticos heterogéneos e intereses distintos.
Por ello, conviene recordar las palabras del Sr. Sánchez pidiendo a esos grupos, generosidad política para poder invertir la situación que vivimos.

Si los socialistas apuestan por llevar a cabo la difícil negociación, tanto Ciudadanos como Podemos, tiene que hacer un esfuerzo de entendimiento que permita ir a una nueva sesión de investidura con garantías de sacarla adelante.

Desde mi punto de vista esta es la más verosímil de las fórmulas. Si algún grupo de los aludidos no se presta a ello, estamos mirando a las elecciones de diciembre.

martes, 30 de agosto de 2016

El precio de la abstención

A las 16:00 horas de hoy, el candidato popular Mariano Rajoy, se presentará en el Congreso de los diputados para obtener la confianza de sus señorías y su voto le permita formar Gobierno. Si no consigue 176 votos a favor de su investidura tendrá que volver de nuevo el próximo viernes.

Si se cumple lo anunciado por los portavoces del resto de grupos políticos, serán 180 votos los que le dirán NO. Ante esta disyuntiva el Partido Popular insiste en llamar a la abstención del PSOE. Cosa esta, que no debería enrocarnos, ya que, el viernes si consigue que 11 diputados se abstengan, igualmente podría ser nombrado presidente.

La política que ha aplicado durante los cuatro años que ha gobernado con mayoría absoluta y las consecuencias que ha tenido para la sociedad española, ha generado que al día de hoy, no tiene seguro que once diputados del arco parlamentario mire para otro lado.

La machaca que los dirigentes populares están ejerciendo sobre los socialistas es sorprendente. Y, aunque estos últimos, solo tienen 85 escaños, para el PP ellos tienen que ser quienes les faciliten la investidura. La dirección socialista lo ha dejado claro: los votos de sus electores no van servir para hacer a Rajoy presidente.

En este bucle nos encontramos y todo indica que lo seguiremos estando. A pesar de que nadie quiere nuevas elecciones ¿Entonces que se puede hacer?
El pacto firmado entre PP y C’s, aunque contiene avances en un nuevo modelo de gobernar, no es suficiente para el grupo socialista que valora que han quedado fuera cuestiones imprescindibles de su programa electoral, a las cuales, no están dispuestos a renunciar.

Llegados a este punto, también sorprende que tanto en el PP como en el PSOE, no existan arquitectos capaces de construir los puentes necesarios que facilite un acercamiento verdadero y transparente, para que la opinión pública conozcamos con exactitud las verdaderas razones que nos tienen bloqueados.

Después de intentarlo poniendo los programas políticos sobre la mesa, valorando todas aquellas medidas que más benefician al futuro de la sociedad, cuyo interés general sea el que prevalezca por encima de otros intereses, se podrá comprobar cuáles son los motivos que generan el desencuentro total y que nos aboca a unas nuevas elecciones. Mientras que no se ponga negro sobre blanco, estaremos a expensas de las declaraciones de unos y otros.

viernes, 19 de agosto de 2016

La aritmética política

Finalmente, tal como estaba anunciado, hoy se ha producido la firma del protocolo que desarrolla el proceso de negociación entre el Partido Popular y Ciudadanos para facilitar la investidura de Mariano Rajoy.

Sus 170 escaños si se suma al acuerdo resultante Coalición Canaria, no son suficientes para que Mariano Rajoy, sea elegido presidente del Gobierno de España.
Las matemáticas son tozudas, y si el resto de grupos políticos por razones diversas, no se abstienen o votan a favor, el voto negativo de los 180 diputados restantes que conforman el Congreso de los diputados, obligaría a buscar un candidato alternativo, que superara los 176 escaños, o repetición de elecciones.


La voluntad de los electores ha decidido que se han acabado las mayorías absolutas y por tanto, se tiene que negociar la composición de los gobiernos futuros.

Con los datos resultantes, antes expuestos, la insistente responsabilidad que se le atribuye al anunciado `NO´ del PSOE debería ser desmitificada. Conviene recordar que son 180 diputados los que deciden no apoyar a Mariano Rajoy y no sólo los 85 del Partido Socialista.

Por tanto, una vez que se conozcan los detalles del documento del pacto de investidura que firmarán PP y C’s, estos grupos, están obligados a buscar los apoyos necesarios dentro de todo el arco parlamentario que conforma el Congreso.

Por ello, la generosidad del contenido del acuerdo para con el resto de los programas políticos de los demás grupos, debe ser la hoja de ruta, que dirija la posibilidad de recabar los apoyos necesarios que impidan repetir las elecciones.

Si el Partido Popular y Ciudadanos no son capaces de atraer a su proyecto político, otros apoyos en las diversas formas expresadas, deben de asumir que la responsabilidad del fracaso tiene que ser compartida.

martes, 9 de agosto de 2016

El barómetro de julio

Según los datos que aportan el barómetro de julio realizado por el CIS, los españoles, medio punto arriba o abajo, seguimos pensando igual que en las pasadas elecciones del mes de junio.

Resaltemos que el grupo político más beneficiado es el Partido Socialista Obrero Español. Ello, no impide que el Partido Popular mantenga una diferencia de 10 puntos a su favor en la intención de voto.

Sin entrar en grandes disquisiciones, sí quiero destacar que el candidato popular Mariano Rajoy, demuestra conocer bien el comportamiento psicológico del resto de candidatos y sus organizaciones.
Si no fuera así, no se habría atrevido a decir no al Jefe del Estado, cuando en diciembre de 2015, le propuso formar Gobierno. Decisión arriesgada que le podría haber dejado fuera del Gobierno que preside en funciones. Sin embargo, el desacuerdo de la izquierda y progresistas hizo que hubiera que repetir las elecciones en el mes de junio.

El esfuerzo realizado por el candidato socialista cuando el Rey le pide a Pedro Sánchez formar Gobierno, no alcanzó el objetivo deseado. Mucho se ha dicho y escrito sobre la negativa de Podemos en la votación, y al mismo tiempo, igualmente, hemos escuchado y leído los motivos que hubo para ello.

Y, es precisamente ese conocimiento del perfil político de los líderes de los partidos y su organización interna, el que hace que sin prisa, mañana de nuevo Rajoy, inicie otra ronda de contactos para lograr ser investido presidente.

Ante una tendencia inamovible del electorado, sólo quiero incidir en un dato irrefutable: la suma del porcentaje de voto de PSOE y Unidos Podemos, alcanza el 42,7%. El Partido Popular según el sondeo del CIS obtiene el 32,5% en intención del voto.


miércoles, 3 de agosto de 2016

El primer paso de la caminata

Hasta hoy, los 137 escaños conseguidos por el Partido Popular en las elecciones de junio, le han servido para que a su candidato Mariano Rajoy, el Jefe del Estado, le encargue la posibilidad de formar Gobierno. Y, después de aceptar, estamos viendo que la tarea encomendada no es nada fácil. Sobre todo debido al resultado electoral.

Para el Partido Popular el avance en escaños no ha sido suficiente para conseguir no tener que depender de los acuerdos necesarios con otros grupos políticos que le garanticen la investidura primero, y después un programa de Gobierno realizable al servicio de la ciudadanía española.

A ello, Rajoy se pone a trabajar. Después de recibir el anunciado NO de los Socialistas, el grupo Ciudadanos le manifiesta su intención de abstenerse. No obstante, en este último encuentro, según el propio Rajoy, “damos el primer paso de la caminata”. Que si no cambian las posturas se vislumbra larga y pedregosa.

Ahora bien, hemos podido valorar que para que se reconozca un “primer paso” Rivera, ha tenido que comportarse receptivo a estudiar los documentos que Rajoy le pone sobre la mesa. Imaginamos que después, vendrá la contrapropuesta y entonces se verá si lo acordado hace cambiar la posición política de Ciudadanos.

En lo que, de partida sí están de acuerdo, es en descargar toda la responsabilidad de un posible fracaso y consecuentemente repetición de elecciones en Pedro Sánchez y el Partido Socialista. Esto, por mucho que se repita no se sostiene, debido precisamente a la suma de votos que aporta cada grupo político. La suma de PP y C's, son 169 escaños; la suma del Partido Socialista y Unido Podemos 156. Con lo cual, sólo bastaría el preceptivo acuerdo entre los grupos con más votos para iniciar la “caminata”.


Llegados a este punto, la posición socialista si se mantiene invariable, debe ser explicada ante la opinión pública. Además, del consabido “nosotros queremos cambiar a Rajoy” “somos alternativa de Gobierno”, es necesario explicar las diferencias políticas programáticas por la cuales, no se puede apoyar la investidura de Mariano Rajoy.

Esto último, es urgente. Los asesores socialistas tienen que ser ágiles en la pedagogía explicativa. No olvidemos que el centro-derecha y sus adláteres mediáticos serán constantes y repetitivos hasta la saciedad. 

miércoles, 27 de julio de 2016

Nadie quiere repetir elecciones

Antes de conocer si el Jefe del Estado se decidirá a nombrar candidato a la presidencia del Gobierno, y analizadas las opiniones de los portavoces políticos de los distintos grupos, podemos llegar a la conclusión de que nadie quiere repetir elecciones.

No obstante, debido al proceso negociador, tampoco se vislumbra la posibilidad de que Mariano Rajoy, cuente hoy con los apoyos necesarios para que Felipe VI le pueda encargar iniciar el proceso de investidura.

Haciendo un esfuerzo para comprender que un partido político que ha estado durante cuatro años gobernando con mayoría absoluta, sin necesidad de tener que hablar con nadie para imponer sus leyes y criterio político, el hecho de que la sociedad española decida suprimir esa mayoría y dejarlo a merced de los posibles acuerdos que sea capaz de alcanzar con los demás grupos, es un proceso nada fácil para el Partido Popular.

De ahí, la dificultad que están teniendo para conseguir alianzas que puedan facilitar que Rajoy se presente como candidato en el Congreso de los diputados.
Con los resultados electorales en la mano, se deduce que la placidez pasada no se repite. Y, por tanto, en la nueva era política es necesario NEGOCIAR.

El Partido Popular, está obligado como ganador de las elecciones a ser el primero en mover ficha. Pero esa corriente tiene que ir acompañada de la suficiente documentación donde se recoja parte de las pretensiones o compromisos de los otros grupos a los cuales, se les pide su apoyo.

Si este proceso no se lleva a cabo, se pueden encender todas las alarmas. Además, la sociedad española entenderíamos que el conflicto generado no es culpa de los otros. Los electores hemos hablado por segunda vez, y hemos expresado nuestro deseo de corregir todas aquellas leyes que la mayoría absoluta del PP nos ha hecho padecer.

Por ello, si los popular no firman con luz y taquígrafos los acuerdos necesarios para iniciar una nueva etapa política, no podemos olvidar que incluso habiendo ganado las elecciones, la suma de otras fuerzas políticas están obligadas a impedir que en España se repitan las elecciones por tercera vez.

lunes, 27 de junio de 2016

Queremos un Gobierno para España

La ciudadanía española ha cumplido con su deber democrático. Aunque la participación no ha llegado a la cifra del 20-D, ha sido lo suficientemente representativa como para exigir a los representantes políticos elegidos cumplir con su obligación política y que formen Gobierno.

En la ya clásica noche electoral, y a pesar de que todos los grupos políticos tratan de dulcificar los resultados, el 26-J quien ha ganado las elecciones ha sido el Partido Popular. Esto, le carga de responsabilidad para que sin demora empiece a buscar las posibles alianzas que le permita al PP formar Gobierno.

Es verdad, que los resultados no facilitan los acuerdos de inmediato, pero ello, no puede desembocar en la orfandad de no lograr Gobierno.

El PSOE, si bien ha conseguido que la hegemonía socialdemócrata esté referenciada con ellos, no puede estar satisfecho después de perder votos y escaños.

A Unidos Podemos, los malditos datos demoscópicos le han jugado una mala pasada, fue tanta la insistencia del logro para convertirse en la segunda fuerza política, que la realidad de las urnas les provocó una inusitada desilusión.

Ciudadanos, ha pagado en las urnas con la pérdida de votos y escaños, el acuerdo firmado para lograr el pretendido Gobierno con el PSOE.

Ahora bien, dentro del abanico de posibilidades que están abiertas, la dirección popular tiene que demostrar su capacidad de alcanzar acuerdos con alguno o varios grupos políticos. Si esto, no fuera posible, de nuevo los dirigentes socialistas tendrían que tomar las riendas, corrigiendo los errores anteriores, y lograr el tan deseado Gobierno para España.

Los resultados obtenidos por cada uno de los grupos políticos del arco parlamentario, hace que se genere las siguientes combinaciones posibles de Gobierno.

jueves, 16 de junio de 2016

Se vislumbra la tercera vía

Pasado el desencanto inicial del efecto repetidor de las elecciones, la campaña avanza y las encuestas que son fotos fijas del momento, vaticinan los posibles resultados que se pueden dar el 26J.

Ante unos resultados similares a los que nos han llevado a la repetición, y después de analizar los distintos comportamientos que los cuatro grupos políticos mantuvieron, ya se empieza en aras de las diversas declaraciones de los candidatos a perfilar lo que puede suceder después del día de las votaciones.

Si se mantiene el orden que las encuestas otorgan a los partidos políticos, la variante más relevante, es la posición segunda que el grupo Unidos Podemos parece que puede ocupar. Esto, siempre y cuando la movilización de los partidarios del voto socialista así lo permita.
Y, esa es la encrucijada en la que se encontraría el PSOE si finalmente ocupara la tercera posición en el orden de preferencia electoral. Otro dato importante a tener en cuenta, es la situación política en la que se vería abocado el Partido Popular. Si los pronunciamientos que a día de hoy se mantienen por parte de los candidatos, el PP no consigue sumar los apoyos necesarios que le permita formar Gobierno.

Esta realidad, nos lleva a configurar los posibles acuerdos que sí serían necesarios para evitar una tercera convocatoria. Descartada la gran coalición PP, Ciudadanos y PSOE, los datos nos dicen que se podía formar Gobierno con la suma de los escaños de Unidos Podemos y Partido Socialista.

Ahora bien, analistas de una y otra tendencia ven la difícil situación futura en la que puede quedar el PSOE. Una auténtica encrucijada. Si facilita que gobierne el PP, además de no cumplir lo que está diciendo, se produce una quiebra absoluta con su militancia difícil de recomponer.
Si aceptara el ofrecimiento que Unidos Podemos hace ahora, estaría proyectando una imagen de entrega, la cual, no fue correspondida después del no a la investidura de Pedro Sánchez.

¿Entonces, si la mayoría electoral indica que las fuerzas de progreso sumadas pueden formar Gobierno, que salida tiene el PSOE para no ser acusado de permitir otro Gobierno liderado por el PP?

Este es el debate que cada día aumenta más entre las bases, siendo conscientes de la difícil situación que una negativa que impida a Unidos Podemos, si los resultados lo confirman, dirigir el Gobierno de España. Los electores quisieron con sus votos que muchos ayuntamientos y comunidades autónomas, hoy gobernadas por el PSOE, lo estén con el apoyo de marcas relacionadas con Podemos.

Llegados a este punto, siempre en condicionante, no olvidemos que a Ciudadanos, también se le asigna un número determinante de escaños. Y, como se supone que no apoyará a Unidos Podemos, el Partido Socialista obedeciendo a la voluntad ideológica de los electores, tiene dos salidas: permitir la investidura de Pablo Iglesias apoyando su candidatura, o absteniéndose, siempre y cuando el bloque de centro derecha, no sume más votos. Siguiendo la estala de la actual gobernabilidad de muchos ayuntamientos y comunidades, el PSOE, no entraría a formar Gobierno.

miércoles, 1 de junio de 2016

Ha vuelto la cordura

Con fecha 2 de junio de 2013, en este espacio, se criticó la decisión que el Gobierno de la Comunidad de Madrid de la época, con el afán recaudador que le caracterizaba decidiera cambiar nombres emblemáticos de la Puerta del Sol, e implantar su sustitución por nombres de marcas comerciales.

Así fue, cómo los madrileños a través del entonces Consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno de la Comunidad, Salvador Victoria, descubrió a bombo y platillo el nuevo nombre que la tradicional estación de metro `Sol´ tendría desde ese mismo momento: `Vodafone Sol´.


Todo indica que cumplido el contrato con la operadora de telefonía el Gobierno que preside Cristina Cifuentes, decide lo siguiente:
La estación de Sol y la Línea 2 de Metro de Madrid recuperan su nombre original desde hoy, tras finalizar el patrocinio de la marca Vodafone que, durante los últimos tres años, ha estado ligada al nombre de una de las estaciones más emblemáticas de la red metropolitana.

Una vez ha concluido el patrocinio, comienza ahora el desmontaje de la señalización y todos los elementos de comunicación que se instalaron en 2013, un proceso que ha dado comienzo esta madrugada y que se prolongará hasta finales de julio. Todo este proceso correrá económicamente a cargo de Vodafone, tal y como recoge el convenio firmado en su día.

El primer paso es la sustitución de todos los elementos gráficos de la estación de Sol, que estará completamente lista el próximo 3 de junio. También se comenzará a sustituir todos los elementos gráficos del resto de estaciones, proceso que se extenderá hasta el próximo 10 de junio.

A continuación se sustituirá el resto de elementos gráficos instalados en los trenes que circulan en todas las líneas de Metro. Esta acción se producirá antes de que acabe la primera quincena de junio. Por último, se restablecerá el nombre original en los avisos por megafonía en todas las líneas, lo que estará listo antes de que finalice el mes de julio.

Los madrileños celebramos que la cordura vuelva en este caso, y se siga manteniendo la tradición que referencia a este lugar.

viernes, 13 de mayo de 2016

A la cabeza de Europa

Cada hora que pasa y vamos conociendo más noticias sobre la catástrofe medio ambiental de Seseña, pueblo de Toledo que limita con la Comunidad de Madrid, no podemos comprender que las distintas administraciones públicas, hayan podido permitir que tal acumulación de neumáticos se hiciera durante más de catorce años.

Tales son las montañas almacenadas, que hoy sabemos que España contiene el mayor vertedero de neumáticos de Europa.
Es indignante valorar el contenido de su historia y comprobar que a pesar de las denuncias y multas a la empresa propietaria, se seguía concentrando más y más.

Ahora, que de nuevo vamos a escuchar las bondades de las propuestas que nos van hacer los partidos políticos y los compromisos que dicen asumir si consiguen gobernar, es obligado recordar la historia de este vertedero.

En esta ocasión, con independencia del resultado final de la investigación que dará lugar, durante el tiempo transcurrido vigente, han sido diversos los gobiernos con ideologías distintas los que han mirado para otro lado mientras las montañas de ruedas aumentaban.

Tanto en la Comunidad de Castilla-La Mancha, Ayuntamiento y Gobierno Central, el Partido Socialista y Partido Popular, han tenido responsabilidad para impedir que este desastre anunciado se produjera. No dudo que la lentitud de la Justicia para resolver las denuncias y hacerlas efectivas, también ha propiciado la catástrofe. Esto, sin entrar en el análisis de cómo a menos de 400 metros están las primeras viviendas de la macro urbanización que ha tenido que ser desalojada y que en su día obtuvieron licencia para construirlas.

Este desastre que hoy vivimos va a generar muchas noticias de los procedimientos que habrían podido evitar el desenlace. Además, tendremos que conocer por qué precisamente ahora sale ardiendo cuando se estaba en fase de desmantelamiento después del acuerdo alcanzado entre los gobiernos de las Comunidades de Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid y Gobierno de España.

Mientras tanto, son miles las personas afectadas quienes pagaran las consecuencias.

martes, 26 de abril de 2016

Ha sido decepcionante

Comprobar que la ilusión que la sociedad española había experimentado a la hora de acudir a las urnas el pasado 20D de 2015, se ha desvanecido. Nadie podía pensar que nuestros representantes políticos no fuesen capaces de darle forma al resultado que el pueblo español había decidido que era el más adecuado.


Con independencia del cúmulo de declaraciones oficiales que los distintos grupos políticos, están expresando para justificar lo injustificable, ayer y hoy vemos la repetición de las imágenes de las comparecencias de los representantes que los diversos grupos escenifican ante el Jefe del Estado.

Desconocemos que poder económico o político ha impedido que cuando una mayoría social, expresada en las urnas decide apostar por un cambio radical de política, la aplicación práctica de ese resultado no ha visto la luz, y de nuevo si nadie lo remedia, estaremos llamados a las urnas.

Ha sido una gran decepción, valorar que 14 millones de votos no han tenido la fuerza democrática suficiente para configurar un Gobierno de progreso en España.
Pero, lo paradójico es que todas las encuestas que se conocen, punto arriba o abajo, se siguen asemejando al mismo resultado que ya se produjo el año pasado. Lo triste es que llegaremos después de seis meses si haber solucionado los problemas sociales más acuciantes de las familias más necesitadas, a tener que escuchar de nuevo los dimes y diretes de nuestros representantes políticos.

Esto, expuesto de manera sencilla, es el sentir general de la mayoría de la sociedad, y no sabemos qué efecto puede producir en el electorado a la hora de acudir de nuevo a las urnas en el mes de junio.

Sólo recordar a los poderes fácticos que se manejan en la sombra, que no deben equivocarse y menospreciar a la opinión pública. Si los españoles y españolas decidimos que queremos un cambio radical, habrá cambio de Gobierno en España.

miércoles, 20 de abril de 2016

Hipocresía eclesiástica y otras

Es una noticia que no debe pasar desapercibida. “Una persona que mantiene relaciones sexuales con otra de su mismo sexo, no puede ser embajador en el Vaticano”. Es decir, no importa su creencia, ni su formación, ni su capacidad.

Esto, es lo que le ha ocurrido a la persona que el Estado francés había designado para realizar sus labores diplomáticas en el Vaticano. Durante 15 meses estuvo esperando el plácet del Gobierno eclesiástico que nunca llegó, con lo cual, el Gobierno francés decide relevarlo por otra persona.

Con esta actitud indigna, queda entredicho todo lo predicado por el Papa Francisco. Nunca mejor se ha cumplido el dicho: “una cosa es predicar y otra dar trigo”.
Visto el comportamiento que mantiene la dirección del Gobierno de la curia, de momento y hasta que no se hagan realidad las nuevas palabras, mantengo la correspondiente distancia en señal de protesta por el comportamiento que siguen teniendo en pleno siglo XXI.

Decía que hay también otras hipocresías. En este caso sucede en la Comunidad de Madrid. Es tradición protocolaria que el día de la Fiesta de la Comunidad, se entregan las medallas, una condecoración concedida en reconocimiento a los méritos de las instituciones, personas físicas o jurídicas que se hayan destacado por su servicio a esta región desde cualquier ámbito de la actividad.
Siempre que alguien ha dejado de ser presidente/a de la Comunidad, se le entregaba la condecoración por los servicios prestados. Es verdad, que también se exige que haya tenido un comportamiento ejemplar en su trayectoria personal y política.

La polémica de este año, surge con la persona del expresidente Ignacio González. Investigado por una Juez de Estepona sobre la presunta irregularidad de la compra de un piso ático.
La actual presidenta Cristina Cifuentes, no se atreve a conceder en la fecha prevista la medalla, ya que, está pendiente la pronunciación judicial.

Al mismo tiempo, de manera paralela el Sr. González, está citado para declarar ante una comisión de investigación dentro de la Asamblea de Madrid.
Pero, miren que casualidad, que el mismo día que se le cita, él hace una compra de billetes de avión para un viaje, y argumenta en su defensa que no puede asistir a la comisión de los `espías´ debido a que tiene reservado plazas para dicho vuelo.

La conclusión que se puede extraer es muy sencilla: con su actitud despierta sospecha de que todo no está lo limpio que debiera para ser acreedor de la condecoración. Por lo tanto, la Sra. Cifuentes lo tiene muy claro no se puede retrasar la entrega y desmerecer a los demás condecorados. El día 2 de mayo es el día institucional de la Comunidad de Madrid.

martes, 12 de abril de 2016

Patriotas de hojalata

Esta es la primera anotación que hago en el mes de abril. No ha sido frecuente en la historia de este blog, realizar apuntes reflexivos tan separados en el tiempo, pero la situación que estamos viviendo con la interinidad del Gobierno, me conduce a un estado expectante.

Por otro lado, no es nada que yo viva solo. Somos millones de personas las que estamos observando el proceso que los grupos políticos resultantes de las elecciones del 20D, están llevando a cabo. Incluido para los militantes socialistas tener que pronunciarse sobre las 200 medidas acordadas entre PSOE y Ciudadanos.

Finalmente, la capacidad política de nuestros representantes hace que hoy estemos igual que el día 21 de diciembre. Y, la verdad, esto no es muy alentador para sentarte y dejar constancia de tu pensamiento.

Para colmo de la motivación, nos encontramos en pleno proceso informativo de los conocidos `papeles de Panamá´ generando una desilusión que te induce a mirar y a pensar en otras cosas.
No es nada nuevo y se sabía que los paraísos fiscales existían y que los capitales importantes de España eran evadidos para no tener que pagar impuestos que ayudaran al sostenimiento de la sociedad del Bienestar.

Pero, no por ello, cuando se conocen tantos y tantos nombres de personas que buscan el refugio de las sociedades en otros países, llegas a la conclusión que lo primero que se aprende cuando tienes una cantidad de dinero considerable es ocultarla para no pagar la fiscalidad correspondiente. Y, este proceder se asimila por cualquier persona, con independencia de su pensamiento ideológico expresado.

La verdad es deprimente. Como también desmotiva el apreciar que los grupos políticos que podían llevarnos a un Gobierno del cambio, con las acusaciones que se hacen unos a otros, y los vetos que se imponen, los conducen al fracaso. El resultado final nos lleva a la perdida de esperanza que pudiera corregir lo anteriormente descrito.

Esta cruel realidad es la que se impone, y por ello, no se entiende que ateniéndonos a los resultados que las encuestas pronostican ante unas nuevas elecciones, las cabezas pensantes de los grupos políticos consideren que la repetición de las mismas, es la solución para formar Gobierno en el mes de junio. Verdaderamente desalentador.

domingo, 20 de marzo de 2016

Cara y Cruz de este mundo

Después de más de cincuenta años de darse la espalda, con bloqueo incluido, hoy el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, visita la isla de Cuba. Ello, supone la progresiva apertura de relaciones diplomáticas y comerciales entre ambos países vecinos.


Si esta es la cara de la situación que vivimos en el mundo del siglo XXI, la cruz la tienen que soportar las miles de personas emigradas que huyen de la guerra y que la Unión Europea, no es capaz de dar cobijo en los países que la conforman.

Es indignante ver y escuchar la situación que están viviendo los refugiados en las fronteras cerradas que les impiden el paso. Y, como los dirigentes europeos reunidos ante buenos manteles y platos, toman la decisión de pagar a un país que no pertenece a la UE como es Turquía para que los mantenga allí en campos de concentración.
Eso, sin contar los cientos de personas que están perdiendo sus vidas en los mares con el afán de alcanzar las costas que les permita alejarse de sus países en guerra.

Todo lo que está ocurriendo es indignante. Ninguna persona que no tenga mentida en su mente la xenofobia, puede considerar legítimo los sucesos diarios.
Los gobiernos que conforman la Unión Europea ante el miedo que puede suponer la pérdida de votos en favor de la extrema derecha creciente, no pueden mantener una actitud de rechazo y falta de ayuda a las miles de personas que lo necesitan.

En España seguimos con el Gobierno en funciones. Esta semana es la dedicada a la pasión procesional. Esperemos que a partir del sábado de gloria, el descanso ayude a clarificar las mentes de nuestros representantes. 

domingo, 13 de marzo de 2016

Hay que despejar el horizonte

El próximo 20 de marzo hará tres meses que los españoles depositamos nuestros votos en la urnas. El resultado plural con cuatro partidos responsables de tener que configurar el nuevo Gobierno todavía no ha visto la luz.

Esta semana que termina ha sido prodiga en consulta de datos a través de diversas encuestas. Y, se puede concluir que al final de la consulta, punto arriba o abajo, de tener que votar de nuevo se volvería a repetir el resultado del pasado mes de diciembre.

Lo que es evidente, cada día que pasa y se va conociendo con más detalle y profundidad el contenido del acuerdo alcanzado entre PSOE y Ciudadanos, es que dentro de lo firmado, hay asuntos necesarios que su puesta en práctica beneficiaría a los sectores más vulnerables de la sociedad que llevan tiempo padeciendo una grave situación. De ahí, la urgente necesidad de su puesta en marcha con apoyo y ampliación o modificación de alguno de sus puntos donde otros grupos tomen la decisión de formar parte del posible Gobierno. De no ser así, la mejora del acuerdo podría facilitar la abstención del PP o de Podemos.

Esta es la esencia de la demanda de la sociedad española. Y, como queda demostrado con los resultados demoscópicos, no estamos dispuestos a pesar de la falta de consenso, a modificar nuestra opinión de manera sustancial.
Por ello, los responsables de los distintos grupos, deberían estudiar la realidad y en función de ella, actuar más pronto que tarde. No se puede continuar con este mareo de la perdiz.

Dentro de la escena, hay curiosidades llamativas. El Partido Popular, a pesar de ganar las elecciones, no consigue aglutinar los apoyos necesarios que le pudiera facilitar la investidura de Mariano Rajoy. Máxime ahora, que conocemos lo incluido en el vigente acuerdo entre Sánchez y Rivera. Nadie comprendería un giro en otra dirección.

En el otro lado, Podemos está obligado a sentarse y plantear las posibles mejoras que el acuerdo alcanzado permita. Será entonces, cuando la opinión pública conoceremos las posturas flexibles que unos y otros son capaces de mantener para lograr el objetivo único: “prestar el mejor servicio público a la sociedad”.  Lo último será configurar el Gobierno resultante.