viernes, 19 de agosto de 2016

La aritmética política

Finalmente, tal como estaba anunciado, hoy se ha producido la firma del protocolo que desarrolla el proceso de negociación entre el Partido Popular y Ciudadanos para facilitar la investidura de Mariano Rajoy.

Sus 170 escaños si se suma al acuerdo resultante Coalición Canaria, no son suficientes para que Mariano Rajoy, sea elegido presidente del Gobierno de España.
Las matemáticas son tozudas, y si el resto de grupos políticos por razones diversas, no se abstienen o votan a favor, el voto negativo de los 180 diputados restantes que conforman el Congreso de los diputados, obligaría a buscar un candidato alternativo, que superara los 176 escaños, o repetición de elecciones.


La voluntad de los electores ha decidido que se han acabado las mayorías absolutas y por tanto, se tiene que negociar la composición de los gobiernos futuros.

Con los datos resultantes, antes expuestos, la insistente responsabilidad que se le atribuye al anunciado `NO´ del PSOE debería ser desmitificada. Conviene recordar que son 180 diputados los que deciden no apoyar a Mariano Rajoy y no sólo los 85 del Partido Socialista.

Por tanto, una vez que se conozcan los detalles del documento del pacto de investidura que firmarán PP y C’s, estos grupos, están obligados a buscar los apoyos necesarios dentro de todo el arco parlamentario que conforma el Congreso.

Por ello, la generosidad del contenido del acuerdo para con el resto de los programas políticos de los demás grupos, debe ser la hoja de ruta, que dirija la posibilidad de recabar los apoyos necesarios que impidan repetir las elecciones.

Si el Partido Popular y Ciudadanos no son capaces de atraer a su proyecto político, otros apoyos en las diversas formas expresadas, deben de asumir que la responsabilidad del fracaso tiene que ser compartida.

martes, 9 de agosto de 2016

El barómetro de julio

Según los datos que aportan el barómetro de julio realizado por el CIS, los españoles, medio punto arriba o abajo, seguimos pensando igual que en las pasadas elecciones del mes de junio.

Resaltemos que el grupo político más beneficiado es el Partido Socialista Obrero Español. Ello, no impide que el Partido Popular mantenga una diferencia de 10 puntos a su favor en la intención de voto.

Sin entrar en grandes disquisiciones, sí quiero destacar que el candidato popular Mariano Rajoy, demuestra conocer bien el comportamiento psicológico del resto de candidatos y sus organizaciones.
Si no fuera así, no se habría atrevido a decir no al Jefe del Estado, cuando en diciembre de 2015, le propuso formar Gobierno. Decisión arriesgada que le podría haber dejado fuera del Gobierno que preside en funciones. Sin embargo, el desacuerdo de la izquierda y progresistas hizo que hubiera que repetir las elecciones en el mes de junio.

El esfuerzo realizado por el candidato socialista cuando el Rey le pide a Pedro Sánchez formar Gobierno, no alcanzó el objetivo deseado. Mucho se ha dicho y escrito sobre la negativa de Podemos en la votación, y al mismo tiempo, igualmente, hemos escuchado y leído los motivos que hubo para ello.

Y, es precisamente ese conocimiento del perfil político de los líderes de los partidos y su organización interna, el que hace que sin prisa, mañana de nuevo Rajoy, inicie otra ronda de contactos para lograr ser investido presidente.

Ante una tendencia inamovible del electorado, sólo quiero incidir en un dato irrefutable: la suma del porcentaje de voto de PSOE y Unidos Podemos, alcanza el 42,7%. El Partido Popular según el sondeo del CIS obtiene el 32,5% en intención del voto.


miércoles, 3 de agosto de 2016

El primer paso de la caminata

Hasta hoy, los 137 escaños conseguidos por el Partido Popular en las elecciones de junio, le han servido para que a su candidato Mariano Rajoy, el Jefe del Estado, le encargue la posibilidad de formar Gobierno. Y, después de aceptar, estamos viendo que la tarea encomendada no es nada fácil. Sobre todo debido al resultado electoral.

Para el Partido Popular el avance en escaños no ha sido suficiente para conseguir no tener que depender de los acuerdos necesarios con otros grupos políticos que le garanticen la investidura primero, y después un programa de Gobierno realizable al servicio de la ciudadanía española.

A ello, Rajoy se pone a trabajar. Después de recibir el anunciado NO de los Socialistas, el grupo Ciudadanos le manifiesta su intención de abstenerse. No obstante, en este último encuentro, según el propio Rajoy, “damos el primer paso de la caminata”. Que si no cambian las posturas se vislumbra larga y pedregosa.

Ahora bien, hemos podido valorar que para que se reconozca un “primer paso” Rivera, ha tenido que comportarse receptivo a estudiar los documentos que Rajoy le pone sobre la mesa. Imaginamos que después, vendrá la contrapropuesta y entonces se verá si lo acordado hace cambiar la posición política de Ciudadanos.

En lo que, de partida sí están de acuerdo, es en descargar toda la responsabilidad de un posible fracaso y consecuentemente repetición de elecciones en Pedro Sánchez y el Partido Socialista. Esto, por mucho que se repita no se sostiene, debido precisamente a la suma de votos que aporta cada grupo político. La suma de PP y C's, son 169 escaños; la suma del Partido Socialista y Unido Podemos 156. Con lo cual, sólo bastaría el preceptivo acuerdo entre los grupos con más votos para iniciar la “caminata”.


Llegados a este punto, la posición socialista si se mantiene invariable, debe ser explicada ante la opinión pública. Además, del consabido “nosotros queremos cambiar a Rajoy” “somos alternativa de Gobierno”, es necesario explicar las diferencias políticas programáticas por la cuales, no se puede apoyar la investidura de Mariano Rajoy.

Esto último, es urgente. Los asesores socialistas tienen que ser ágiles en la pedagogía explicativa. No olvidemos que el centro-derecha y sus adláteres mediáticos serán constantes y repetitivos hasta la saciedad. 

miércoles, 27 de julio de 2016

Nadie quiere repetir elecciones

Antes de conocer si el Jefe del Estado se decidirá a nombrar candidato a la presidencia del Gobierno, y analizadas las opiniones de los portavoces políticos de los distintos grupos, podemos llegar a la conclusión de que nadie quiere repetir elecciones.

No obstante, debido al proceso negociador, tampoco se vislumbra la posibilidad de que Mariano Rajoy, cuente hoy con los apoyos necesarios para que Felipe VI le pueda encargar iniciar el proceso de investidura.

Haciendo un esfuerzo para comprender que un partido político que ha estado durante cuatro años gobernando con mayoría absoluta, sin necesidad de tener que hablar con nadie para imponer sus leyes y criterio político, el hecho de que la sociedad española decida suprimir esa mayoría y dejarlo a merced de los posibles acuerdos que sea capaz de alcanzar con los demás grupos, es un proceso nada fácil para el Partido Popular.

De ahí, la dificultad que están teniendo para conseguir alianzas que puedan facilitar que Rajoy se presente como candidato en el Congreso de los diputados.
Con los resultados electorales en la mano, se deduce que la placidez pasada no se repite. Y, por tanto, en la nueva era política es necesario NEGOCIAR.

El Partido Popular, está obligado como ganador de las elecciones a ser el primero en mover ficha. Pero esa corriente tiene que ir acompañada de la suficiente documentación donde se recoja parte de las pretensiones o compromisos de los otros grupos a los cuales, se les pide su apoyo.

Si este proceso no se lleva a cabo, se pueden encender todas las alarmas. Además, la sociedad española entenderíamos que el conflicto generado no es culpa de los otros. Los electores hemos hablado por segunda vez, y hemos expresado nuestro deseo de corregir todas aquellas leyes que la mayoría absoluta del PP nos ha hecho padecer.

Por ello, si los popular no firman con luz y taquígrafos los acuerdos necesarios para iniciar una nueva etapa política, no podemos olvidar que incluso habiendo ganado las elecciones, la suma de otras fuerzas políticas están obligadas a impedir que en España se repitan las elecciones por tercera vez.

lunes, 27 de junio de 2016

Queremos un Gobierno para España

La ciudadanía española ha cumplido con su deber democrático. Aunque la participación no ha llegado a la cifra del 20-D, ha sido lo suficientemente representativa como para exigir a los representantes políticos elegidos cumplir con su obligación política y que formen Gobierno.

En la ya clásica noche electoral, y a pesar de que todos los grupos políticos tratan de dulcificar los resultados, el 26-J quien ha ganado las elecciones ha sido el Partido Popular. Esto, le carga de responsabilidad para que sin demora empiece a buscar las posibles alianzas que le permita al PP formar Gobierno.

Es verdad, que los resultados no facilitan los acuerdos de inmediato, pero ello, no puede desembocar en la orfandad de no lograr Gobierno.

El PSOE, si bien ha conseguido que la hegemonía socialdemócrata esté referenciada con ellos, no puede estar satisfecho después de perder votos y escaños.

A Unidos Podemos, los malditos datos demoscópicos le han jugado una mala pasada, fue tanta la insistencia del logro para convertirse en la segunda fuerza política, que la realidad de las urnas les provocó una inusitada desilusión.

Ciudadanos, ha pagado en las urnas con la pérdida de votos y escaños, el acuerdo firmado para lograr el pretendido Gobierno con el PSOE.

Ahora bien, dentro del abanico de posibilidades que están abiertas, la dirección popular tiene que demostrar su capacidad de alcanzar acuerdos con alguno o varios grupos políticos. Si esto, no fuera posible, de nuevo los dirigentes socialistas tendrían que tomar las riendas, corrigiendo los errores anteriores, y lograr el tan deseado Gobierno para España.

Los resultados obtenidos por cada uno de los grupos políticos del arco parlamentario, hace que se genere las siguientes combinaciones posibles de Gobierno.

jueves, 16 de junio de 2016

Se vislumbra la tercera vía

Pasado el desencanto inicial del efecto repetidor de las elecciones, la campaña avanza y las encuestas que son fotos fijas del momento, vaticinan los posibles resultados que se pueden dar el 26J.

Ante unos resultados similares a los que nos han llevado a la repetición, y después de analizar los distintos comportamientos que los cuatro grupos políticos mantuvieron, ya se empieza en aras de las diversas declaraciones de los candidatos a perfilar lo que puede suceder después del día de las votaciones.

Si se mantiene el orden que las encuestas otorgan a los partidos políticos, la variante más relevante, es la posición segunda que el grupo Unidos Podemos parece que puede ocupar. Esto, siempre y cuando la movilización de los partidarios del voto socialista así lo permita.
Y, esa es la encrucijada en la que se encontraría el PSOE si finalmente ocupara la tercera posición en el orden de preferencia electoral. Otro dato importante a tener en cuenta, es la situación política en la que se vería abocado el Partido Popular. Si los pronunciamientos que a día de hoy se mantienen por parte de los candidatos, el PP no consigue sumar los apoyos necesarios que le permita formar Gobierno.

Esta realidad, nos lleva a configurar los posibles acuerdos que sí serían necesarios para evitar una tercera convocatoria. Descartada la gran coalición PP, Ciudadanos y PSOE, los datos nos dicen que se podía formar Gobierno con la suma de los escaños de Unidos Podemos y Partido Socialista.

Ahora bien, analistas de una y otra tendencia ven la difícil situación futura en la que puede quedar el PSOE. Una auténtica encrucijada. Si facilita que gobierne el PP, además de no cumplir lo que está diciendo, se produce una quiebra absoluta con su militancia difícil de recomponer.
Si aceptara el ofrecimiento que Unidos Podemos hace ahora, estaría proyectando una imagen de entrega, la cual, no fue correspondida después del no a la investidura de Pedro Sánchez.

¿Entonces, si la mayoría electoral indica que las fuerzas de progreso sumadas pueden formar Gobierno, que salida tiene el PSOE para no ser acusado de permitir otro Gobierno liderado por el PP?

Este es el debate que cada día aumenta más entre las bases, siendo conscientes de la difícil situación que una negativa que impida a Unidos Podemos, si los resultados lo confirman, dirigir el Gobierno de España. Los electores quisieron con sus votos que muchos ayuntamientos y comunidades autónomas, hoy gobernadas por el PSOE, lo estén con el apoyo de marcas relacionadas con Podemos.

Llegados a este punto, siempre en condicionante, no olvidemos que a Ciudadanos, también se le asigna un número determinante de escaños. Y, como se supone que no apoyará a Unidos Podemos, el Partido Socialista obedeciendo a la voluntad ideológica de los electores, tiene dos salidas: permitir la investidura de Pablo Iglesias apoyando su candidatura, o absteniéndose, siempre y cuando el bloque de centro derecha, no sume más votos. Siguiendo la estala de la actual gobernabilidad de muchos ayuntamientos y comunidades, el PSOE, no entraría a formar Gobierno.

miércoles, 1 de junio de 2016

Ha vuelto la cordura

Con fecha 2 de junio de 2013, en este espacio, se criticó la decisión que el Gobierno de la Comunidad de Madrid de la época, con el afán recaudador que le caracterizaba decidiera cambiar nombres emblemáticos de la Puerta del Sol, e implantar su sustitución por nombres de marcas comerciales.

Así fue, cómo los madrileños a través del entonces Consejero de Presidencia y Justicia del Gobierno de la Comunidad, Salvador Victoria, descubrió a bombo y platillo el nuevo nombre que la tradicional estación de metro `Sol´ tendría desde ese mismo momento: `Vodafone Sol´.


Todo indica que cumplido el contrato con la operadora de telefonía el Gobierno que preside Cristina Cifuentes, decide lo siguiente:
La estación de Sol y la Línea 2 de Metro de Madrid recuperan su nombre original desde hoy, tras finalizar el patrocinio de la marca Vodafone que, durante los últimos tres años, ha estado ligada al nombre de una de las estaciones más emblemáticas de la red metropolitana.

Una vez ha concluido el patrocinio, comienza ahora el desmontaje de la señalización y todos los elementos de comunicación que se instalaron en 2013, un proceso que ha dado comienzo esta madrugada y que se prolongará hasta finales de julio. Todo este proceso correrá económicamente a cargo de Vodafone, tal y como recoge el convenio firmado en su día.

El primer paso es la sustitución de todos los elementos gráficos de la estación de Sol, que estará completamente lista el próximo 3 de junio. También se comenzará a sustituir todos los elementos gráficos del resto de estaciones, proceso que se extenderá hasta el próximo 10 de junio.

A continuación se sustituirá el resto de elementos gráficos instalados en los trenes que circulan en todas las líneas de Metro. Esta acción se producirá antes de que acabe la primera quincena de junio. Por último, se restablecerá el nombre original en los avisos por megafonía en todas las líneas, lo que estará listo antes de que finalice el mes de julio.

Los madrileños celebramos que la cordura vuelva en este caso, y se siga manteniendo la tradición que referencia a este lugar.

viernes, 13 de mayo de 2016

A la cabeza de Europa

Cada hora que pasa y vamos conociendo más noticias sobre la catástrofe medio ambiental de Seseña, pueblo de Toledo que limita con la Comunidad de Madrid, no podemos comprender que las distintas administraciones públicas, hayan podido permitir que tal acumulación de neumáticos se hiciera durante más de catorce años.

Tales son las montañas almacenadas, que hoy sabemos que España contiene el mayor vertedero de neumáticos de Europa.
Es indignante valorar el contenido de su historia y comprobar que a pesar de las denuncias y multas a la empresa propietaria, se seguía concentrando más y más.

Ahora, que de nuevo vamos a escuchar las bondades de las propuestas que nos van hacer los partidos políticos y los compromisos que dicen asumir si consiguen gobernar, es obligado recordar la historia de este vertedero.

En esta ocasión, con independencia del resultado final de la investigación que dará lugar, durante el tiempo transcurrido vigente, han sido diversos los gobiernos con ideologías distintas los que han mirado para otro lado mientras las montañas de ruedas aumentaban.

Tanto en la Comunidad de Castilla-La Mancha, Ayuntamiento y Gobierno Central, el Partido Socialista y Partido Popular, han tenido responsabilidad para impedir que este desastre anunciado se produjera. No dudo que la lentitud de la Justicia para resolver las denuncias y hacerlas efectivas, también ha propiciado la catástrofe. Esto, sin entrar en el análisis de cómo a menos de 400 metros están las primeras viviendas de la macro urbanización que ha tenido que ser desalojada y que en su día obtuvieron licencia para construirlas.

Este desastre que hoy vivimos va a generar muchas noticias de los procedimientos que habrían podido evitar el desenlace. Además, tendremos que conocer por qué precisamente ahora sale ardiendo cuando se estaba en fase de desmantelamiento después del acuerdo alcanzado entre los gobiernos de las Comunidades de Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid y Gobierno de España.

Mientras tanto, son miles las personas afectadas quienes pagaran las consecuencias.