sábado, 22 de septiembre de 2012

No podemos naufragar

El último Consejo de ministros aprobó la que ya es la séptima reforma de la Ley de Educación. A pesar de tanta modificación, los informes sobre los resultados de aprendizaje y asimilación de conceptos no nos sitúan en puestos preferentes dentro de la Unión Europea.

En esta ocasión, el Partido Popular modifica materias vigentes en la actualidad e introduce conceptos afines a su ideario político. Hay dos asuntos estrella en el nuevo redactado: Educación para la Ciudadanía se suprime en primaria, y en secundaria, se modifica y se define Educación Cívica y Constitucional. Obvia decir, que todo el contenido progresista que contenía la anterior, en la nueva Ley queda suprimido y se elevan otros valores.

Sin entrar en más profundidad, este tipo de razonamientos han sido los culpables de que todavía en España no se haya podido alcanzar un “Pacto por la Educación” que evite próximas reformas y contra reformas. Además, en los momentos actuales, para los profesionales de la enseñanza, supone una nueva desmotivación al tener que cambiar métodos de enseñanza, que unidos a la reducción de puestos de trabajo y por tanto, aumento de alumnos en las clases, hace pronosticar que el nuevo informe PISA no pueda mejorar los actuales resultados.

La mayoría absoluta del Gobierno de Mariano Rajoy, le permite adoptar decisiones como las de mantener los acuerdos de ayuda económica a centros religiosos de un marcado carácter ideológico que incluso tienen en su ideario el separar en las aulas a los chicos de las chicas. Con el agravante reconocido de no considerar sentencias que indican que dichos colegios, no deben ser subvencionados con el presupuesto público. Es más, dentro de su defensa ideológica el ministro Wert, afirma que “si es necesario se cambia la Ley que soporta la sentencia”.

Todavía queda el trámite parlamentario que haga efectivo el desarrollo del contenido de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). Sería muy apreciado por la sociedad española poder valorar que nuestros representantes se ponen de acuerdo e introducen las variables necesarias que aseguren un inmediato “Pacto de Estado por la Educación”.

1 comentario:

Jose Luis dijo...

Hola Antonio.
Te extracto a muy grandes rasgos lo que fue la Institución Libre de Enseñanza.
""La Institución Libre de Enseñanza o ILE fue un famoso intento pedagógico que se realizó en España, inspirado en la filosofía de Karl Christian Friedrich Krause (Krausismo) que tuvo una repercusión excepcional en la vida intelectual de la nación, en la que desempeñó una labor fundamental de renovación. Fue fundada en 1876 por un grupo de catedráticos (Francisco Giner de los Ríos, Gumersindo de Azcárate, Teodoro Sainz Rueda y Nicolás Salmerón, entre otros) separados de la Universidad Central de Madrid por defender la libertad de cátedra y negarse a ajustar sus enseñanzas a cualquier dogma oficial en materia religiosa, política o moral.
En consecuencia, tuvieron que proseguir su labor educativa al margen del Estado creando un establecimiento educativo privado laico, que empezó en primer lugar por la enseñanza universitaria y después se extendió a la educación primaria y secundaria.
Apoyaron el proyecto los intelectuales más progresistas del país: Joaquín Costa, Augusto González de Linares, Hermenegildo Giner, Federico Rubio y otras personalidades comprometidas en la renovación educativa, cultural y social...La generación del 27 es, en cierta manera, una emanación de la Institución Libre de Enseñanza, y obra de la ILE fue, sin duda alguna, alcanzar la sintonía cultural y científica con Europa poco antes de que todo este esfuerzo de modernización se viniera abajo con la Guerra Civil Española, durante la cual se confiscaron todos sus bienes y la mayoría de los institucionistas tuvo que marchar al exilio, mientras que los que se quedaron hubieron de enfrentarse a la censura, la persecución solapada o abierta o el ninguneo de su labor, que era considerada antinacional y antihispánica por sus detractores. Fuera, el exilio se dispersó por Europa y sobre todo Hispanoamérica, donde ejerció una labor fecundadora de la vida cultural de esos países.""
Este país no ha tenido "revolución cultural". Este lastre lo vamos a llevar siempre, No les interesa la cultura para el pueblo porque un pueblo culto es un pueblo difícil de doblegar.
El fracaso escolar no está motivado por las causas que dice este gobierno y que defiende la derechona rancia que les marca el camino.
Se acrecientan las diferencias sociales y por tanto también habrá más diferencias en educación.
Como se han dado cuenta de que los hijos de las clase obrera han accedido a la UNIVERSIDAD, ya empiezan a poner las trabas necesarias para volver a cortarles el paso.
Una sociedad sin cultura es una sociedad sumisa.
Un saludo