domingo, 21 de diciembre de 2014

Con estilo propio y adelante

Entramos en la recta final para terminar el año 2014. Para los socialistas españoles éste ha sido un año convulso que finalmente arroja la elección de un nuevo Secretario General, tras realizarse el consabido proceso de primarias.

Pedro Sánchez, fue la persona elegida por la militancia socialista para ocupar el cargo de Secretario General y por añadidura poder configurar una Comisión Ejecutiva que empatice con las ideas ofrecidas durante la campaña de elección interna.

Desde ese momento, Sánchez y su equipo tienen la enorme responsabilidad de conducir al PSOE por un camino nuevo que marque estilo propio. Para ello, es obligado estar presente en los distintos medios de comunicación y tomar decisiones que a veces debido a los casos de escándalos comprobados de algunos militantes, le han obligado a ser inflexible y no permitir que conductas de dudosa ética política se instalen en el nuevo tiempo socialista que su Ejecutiva representa.

Es cierto, que dadas las fechas preelectorales de 2015, los indicativos que nos dicen sobre los aciertos o errores del nuevo Secretario General, son las encuestas. Por otro lado, para valorar con efectividad los datos, estamos obligados a medir el tiempo que lleva al frente del PSOE.
Hasta el momento, lo que se le conoce además de manifestar que `contra la corrupción tolerancia cero´, es la iniciativa de `Asambleas Abiertas´ que está llevando por la provincias españolas y lo que esto supone de acercamiento al militante y simpatizante para dar a conocer el ideario político que pretende sembrar en la sociedad española.

Por tanto, se puede resumir en trabajo, trabajo y trabajo. Visto y analizado lo que hace él y su equipo, no se puede entender que poderes internos del PSOE, empiecen a pretender introducir conceptos de eficacia sobre los que se tendría que medir la gestión de Pedro Sánchez, y que están relacionados con los resultados de los primeros comicios que son las elecciones municipales y autonómicas.

Esto, a todas luces es una barbaridad maquiavélica de sectores que han percibido que Pedro, tiene o quiere tener un estilo propio acorde con el tiempo y las circunstancias que le ha tocado vivir. Tanto, dentro del PSOE, cómo en la sociedad española.

Llegados a este punto hay que ser claros y contundentes: que el Secretario General tiene que darlo todo en apoyo a los candidatos/as socialistas, nadie lo cuestiona. Pero, también las direcciones locales y regionales, están obligadas a remar en la dirección del triunfo, implantando una renovación en las listas electorales y transmitiendo un mensaje de claridad, transparencia, cercanía, promesas realizables acompañadas de su correspondiente memoria económica que permita cumplir el contrato que se firma con los electores.

Gracias a los medios, redes sociales, y demás canales de información, cualquier operación que pretenda desestabilizar a la persona que ha sido elegida por la mayoría de la militancia sin motivos justificados, jamás tendrá el reconocimiento para liderar el Partido Socialista Obrero Español.

No hay comentarios: