martes, 2 de abril de 2013

Otro Juan Palomo

Los observadores y analistas políticos dicen que la Comunidad de Madrid, gobernada desde hace muchos años por el Partido Popular, es el laboratorio de ideas donde se fraguan las directrices que luego pueden ser exportadas al resto de las comunidades autónomas que gobierna el PP.

Democráticamente en 2013, son mayoría los gobiernos conservadores que dirigen los destinos de España. Por tanto, si los electores no lo evitamos con nuestro voto, lo que sucede en CAM, más pronto que tarde llegará y se implantará en otros gobiernos.

El dicho popular dice: “Yo, como Juan Palomo, me lo guiso y me lo como”. Este proceder es el que han seguido los exconsejeros de Sanidad del Gobierno que presidía Esperanza Aguirre. Así, primero fue Juan José Güemes, el que privatiza el proceso analítico de la Sanidad madrileña, y luego aparece como Consejero de la empresa que obtiene la concesión. El escándalo provoca que Güemes dimita.

Qué tendrá la Sanidad madrileña que a todo aquel que pasa por su Consejería, le induce a planificar la estrategia que desemboca en el corto plazo, a gestionarla desde la empresa privada.
Es el caso del malvado exconsejero Manuel Lamela. Precursor de la construcción de hospitales con gestión mixta, y para difuminar el contenido de lo que estaba haciendo en su día, monta la acusación de las sedaciones asesinas que los tribunales de Justicia negaron con toda firmeza.


Ahora sabemos, que el Hospital del Tajo, donde los médicos son funcionarios sanitarios y el resto de personal, servicios y demás complementos son gestionados desde una empresa privada, previa recepción de su millonaria aportación económica pública que hace el Gobierno de Ignacio González, en esa empresa figura en su Consejo de administración el ignominioso Lamela. Además, con una concesión de 30 años, que él cuando fue consejero de Sanidad le asignó.

En los debates que la sociedad civil tenemos sobre los métodos de Gobierno que practica el Partido Popular en la Comunidad de Madrid, expertos en distintas materias analizadas, afirman que si la sociedad madrileña dijera basta y volcara su voto en otras opciones políticas con idearios distintos, y por tanto con ideología diferente, con una apuesta política decidida se pueden recuperar servicios públicos hoy desprestigiados por el Gobierno del PP, pero con las concesiones sanitarias privatizadoras, realmente será muy difícil y costoso volver a la Sanidad Pública de Calidad.
Y, es que estos “ejemplares” empresarios invierten allí, donde los ingresos están garantizados por la aportación económica del Gobierno que se la concede.

No hay comentarios: