jueves, 21 de noviembre de 2013

La libertad de expresión en peligro

Tanto los profesionales de los medios de comunicación, como los amateur que amamos el poder contar lo que sucede a nuestro alrededor, sentimos verdadera intranquilidad si la pretendida nueva Ley de Seguridad Ciudadana, sale adelante con las anunciadas sanciones que aplicarán por la publicación de fotos de los acontecimientos sucedidos.


Una imagen como esta, puede llevar una sanción de entre mil y 600.000 euros. Dentro de ese amplio abanico de punición también estará el hecho de alterar el orden, insultar a un policía, dañar mobiliario urbano, llevar a cabo escraches y concentraciones ante las  sedes de las administraciones públicas. Es decir, la protesta en general será considerada delito y por tanto, castigada.

Nadie podía imaginar en el Estado de Derecho en que vivimos que una mayoría absoluta de un partido político pudiera implantar una Ley de estas características. Es más, analizando todo lo sucede en nuestra vida diaria debido a la falta de interlocutores que escuchen y reflexionen sobre los asuntos que la sociedad civil quiere presentar ante la autoridad competente, y cuando ya no queda otra salida que la protesta callejera para hacernos oír, en función del grado que consideren el contenido de la protesta, así será aplicado el correctivo.

Sinceramente, sin conocer con detalle lo que puede salir finalmente cuando sea debatida en el Congreso de los diputados y Senado, si finalmente la mayoría del Partidos Popular consigue sacar adelante una Ley tan restrictiva como la anunciada, España volvería a la época gris que tanto sacrificio y trabajo ha costado superar.
No puedo entender cómo se puede informar de lo sucedido si no va acompañado de un testimonio gráfico de los hechos. No hay que ser experto en materia jurídica para percibir que estamos delante de una pretendida Ley anticonstitucional que cercena la libertad de expresión.

Desde que se aprobara la Constitución de 1978, a ningún Gobierno se le había ocurrido acometer una restricción de las libertades como la tiene en mente el Gobierno de Mariano Rajoy.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto será el principio de una gerra civil, pero contra la clase politica.
Alguien dijo: "si te insulto, es por no pegarte; si te pego, es por no erirte; si te iero, es por no matarte.

Las leyes represivas no traen nada bueno. La poblcion acaba estallando con tanta continencia.