sábado, 6 de febrero de 2016

¿Será Sánchez elegido presidente?

Después de la primera ronda de encuentros que ha tenido lugar con los portavoces de los grupos políticos, todavía falta la reunión con el PP, ya han surgido los primeros desencuentros y condicionantes.

El paso del tiempo nos dirá si las desavenencias se mantienen o por el contrario, la cintura política de Pedro Sánchez, consigue suavizar las posiciones hoy marcadas.

No obstante, a pesar del punto de salida condicionado de Podemos a sólo participar en la negociación si el PSOE, deja de hablar con Ciudadanos, obliga a Sánchez a ser rotundo y no aceptar los términos planteados.

Con los números sobre la mesa producto del resultado electoral, simplemente, no se puede plantear la simpleza de que, o el PSOE gobierna con la derecha o con la izquierda. Este planteamiento estricto, sin analizar los contenidos de los programas donde se vislumbren puntos de encuentro, llanamente es plantear de salida una condición limitadora.

Los equipos negociadores están obligados a desgranar ideas y encontrar contenidos con el objetivo de conseguir: "un cambio de gobierno y la erradicación de las políticas aplicadas por Partido Popular".
Sobre esta premisa, se pueden y se deben encontrar fórmulas que lleven a cabo el cambio que la sociedad española expresó el 20D de 2015.

El protagonismo que los votos dieron a los cuatro grupos que tienen la responsabilidad de formar gobierno, obliga a encontrar la manera de converger en los espacios negociadores para poder situar los puntos que puedan configurar un nuevo gobierno como la primera prioridad de los grupos políticos.

La capacidad del PSOE y de Pedro Sánchez para alcanzar alguna de las formulas anunciadas a continuación, hará que evite la repetición de nuevas elecciones.

3 comentarios:

ANTONIO LOPEZ MEGIA dijo...

pero no quedamos en que PODEMOS no es de derechas ni de izquierdas, sino de la gente, ?A que viene ahora lo de excluir a Ciudadanos¿?Que es lo que busca realmente PODEMOS¿, tanta contradicción y cambio constante de posturas y programas, terminará por estallarle en las manos de político novato al coletas.

Anónimo dijo...

Amigos Antonio/s:
Me gustaría que Podemos entrara en el redil del cambio, en un gobierno de coalición, donde estén los tres jinetes de la apocalipsis moderna.
Los tres son jóvenes, con poca o nula experiencia de gestión, no ya de empresas o negocios privados de cierto volumen, sino de cargos en la administración. También llevan poco tiempo como líderes de grupo. Es posible que tengan en sus currículos, la dinámica de grupos y cómo manejar el erario público, con tanto protagonista insatisfecho dentro de la administración.
Sigo pensando, que tres personas piensan más que una; los tres son inteligentes y bien preparados, por consiguiente, Pedro Sánchez tiene es un mano convencer a los otros dos que en las diferencias esta la virtud del acierto.
Pablo Iglesias, debe reconsiderar sus posiciones hacia ciudadanos y dejar entrar en el grupo de tres, sin más cortapisas que las diferencias de puntos de vista (nadie tiene la solución exacta); ponerse manos a la obra y planificar un modelo económico y productivo de país, para que no sea solo un país de servicios, porque ese modelo se puede evaporar por cualquier movimiento social. Los que hemos estudiado turismo, sabemos lo que eso conlleva.
Esto es en síntesis mi humilde opinión, de momento.
EL PONTON DE LA OLIVA

ANTONIO LOPEZ MEGIA dijo...

Amigo Arsenio, tambien a mi me gustaria, como a la mayoría de este pais que hubiese fumata blanca y que el dia dos de Marzo (Ya está anunciada la investidura), se constituyese un gobierno progresista y a ser posible con programas de izquierda, que pueda enmendar los desmanes de la derecha en estos 4 años. sin embargo, se me escapa el análisis que en estos momentos se pueda hacer con minimos visos de acertar, dada la enorme complejidad que arroja esta situación al panorama político y por lo tanto no soy muy optimista del resultado final. Una cosa si tengo clara, que si Pedro Sanchez logra sacar adelante la investidura y el Gobierno en esta situación yo le propondre para hacerle un monumento.