viernes, 22 de noviembre de 2013

Los riesgos de una fecha u otra

Escuchando al Secretario General del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, hablar sobre el proceso de primarias abiertas a la participación de militantes y simpatizantes, me surge alguna apreciación que voy a exponer.

Estoy convencido que cuando se ponga en marcha la maquinaria del proceso, la expectación que va a despertar será máxima. Por ello, habría que valorar con mucho detenimiento ese interés mediático cuándo interesa más crearlo y cuándo sería más rentable para el Partido Socialista Obrero Español.

Pérez Rubalcaba, ha manifestado su convencimiento de que el PSOE, va a ganar las próximas elecciones europeas. La socialista andaluza en pleno ascenso político Susana Díaz, expresa su deseo para que las primarias se celebren inmediatamente después de las europeas. Es obvio que si se dan las dos circunstancias tal cual están pronosticadas, la participación en el proceso de militantes y simpatizantes será creciente. Pero en la política como en la vida nada es seguro. Por tanto, analicemos que otra fecha podría motivar más al elevado índice de participación.

La otra variante posible puede ser que el resultado de las europeas aun siendo bueno no genere entusiasmo y por lo tanto, cuando el proceso de primarias se abra el resultado anterior condicione la participación.

Ante esta tesitura, queda otra alternativa que sí nos garantiza la motivación necesaria para un proceso activo y por efecto incluso generando mayor valoración de las propuestas electorales europeas que presente el PSOE.

Esa variable nos llevaría a determinar que las esperadas primarias se celebrarán antes de las elecciones europeas. Sólo hay que poner en marcha el proceso con todo lo que lleva consigo, despertar entusiasmo y una vez resuelto democráticamente el procedimiento, beneficiarse de la inercia motivadora del trabajo realizado de cara a las elecciones europeas.

Conviene recordar que todas la innovaciones políticas tienen que producir un efecto, recuperar la confianza de los electores que nos han abandonado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Sin qué sirva de precedente, estoy de acuerdo contigo. Ahora, nada de cobrar por votar, ni siquiera de forma simbólica, que ya conocemos al personal.