jueves, 16 de junio de 2016

Se vislumbra la tercera vía

Pasado el desencanto inicial del efecto repetidor de las elecciones, la campaña avanza y las encuestas que son fotos fijas del momento, vaticinan los posibles resultados que se pueden dar el 26J.

Ante unos resultados similares a los que nos han llevado a la repetición, y después de analizar los distintos comportamientos que los cuatro grupos políticos mantuvieron, ya se empieza en aras de las diversas declaraciones de los candidatos a perfilar lo que puede suceder después del día de las votaciones.

Si se mantiene el orden que las encuestas otorgan a los partidos políticos, la variante más relevante, es la posición segunda que el grupo Unidos Podemos parece que puede ocupar. Esto, siempre y cuando la movilización de los partidarios del voto socialista así lo permita.
Y, esa es la encrucijada en la que se encontraría el PSOE si finalmente ocupara la tercera posición en el orden de preferencia electoral. Otro dato importante a tener en cuenta, es la situación política en la que se vería abocado el Partido Popular. Si los pronunciamientos que a día de hoy se mantienen por parte de los candidatos, el PP no consigue sumar los apoyos necesarios que le permita formar Gobierno.

Esta realidad, nos lleva a configurar los posibles acuerdos que sí serían necesarios para evitar una tercera convocatoria. Descartada la gran coalición PP, Ciudadanos y PSOE, los datos nos dicen que se podía formar Gobierno con la suma de los escaños de Unidos Podemos y Partido Socialista.

Ahora bien, analistas de una y otra tendencia ven la difícil situación futura en la que puede quedar el PSOE. Una auténtica encrucijada. Si facilita que gobierne el PP, además de no cumplir lo que está diciendo, se produce una quiebra absoluta con su militancia difícil de recomponer.
Si aceptara el ofrecimiento que Unidos Podemos hace ahora, estaría proyectando una imagen de entrega, la cual, no fue correspondida después del no a la investidura de Pedro Sánchez.

¿Entonces, si la mayoría electoral indica que las fuerzas de progreso sumadas pueden formar Gobierno, que salida tiene el PSOE para no ser acusado de permitir otro Gobierno liderado por el PP?

Este es el debate que cada día aumenta más entre las bases, siendo conscientes de la difícil situación que una negativa que impida a Unidos Podemos, si los resultados lo confirman, dirigir el Gobierno de España. Los electores quisieron con sus votos que muchos ayuntamientos y comunidades autónomas, hoy gobernadas por el PSOE, lo estén con el apoyo de marcas relacionadas con Podemos.

Llegados a este punto, siempre en condicionante, no olvidemos que a Ciudadanos, también se le asigna un número determinante de escaños. Y, como se supone que no apoyará a Unidos Podemos, el Partido Socialista obedeciendo a la voluntad ideológica de los electores, tiene dos salidas: permitir la investidura de Pablo Iglesias apoyando su candidatura, o absteniéndose, siempre y cuando el bloque de centro derecha, no sume más votos. Siguiendo la estala de la actual gobernabilidad de muchos ayuntamientos y comunidades, el PSOE, no entraría a formar Gobierno.

1 comentario:

ANTONIO LOPEZ MEGIA dijo...

Una visión muy certrera y realista sobre el estado actual de la cuestión "Elecciones bis", donde el PSOE se la juega más que nadie.Si se produce el "sorpasso anguiteño" ¿Como apoyar al Coletas, liante, chequetero, fulero y del que no se puede fiar ni su padre?, y si no ¿Como dejar gobernar a la derecha reaccionaria, recortadora y anuladora de derechos de los trabajadores y clases medias?. El PSOE solo saldrá de este dilema si evita el sorpasso, si acaso.Desde la izquierda solo cabe decantarse por tragar una legislatura corta apoyando al Coletas y en la oposición a la espera de que muestre su verdadera cara(Que todavía no deja entrever)y pueda el PSOE recuperar crdibilidad y altura política.......Y VOTOS.