viernes, 9 de noviembre de 2012

Realidad o quimera

Los medios de comunicación traen a sus portadas el inicio oficial de la campaña electoral en Cataluña. Varias encuestas ofrecen datos y todas coinciden en que CiU ganará las elecciones. También, se aproximan en el porcentaje de indecisos 30% del electorado.

Sabemos que el tirón electoral que ha encontrado el Presidente Mas, se debe al predicamento independentista. Después del encuentro que tuvo en Madrid con Mariano Rajoy, y el fracaso de la conversación; a su vuelta a Cataluña fue recibido como un ídolo de masas al grito de independencia. Esa fue la luz que le ilumina y que ahora le hace ver el camino del éxito.

Lo que no entiendo es saber que el pueblo catalán se considera diferente, con una cultura más europea por su situación geográfica y se deje llevar sin pararse a mirar los verdaderos problemas que tienen y que están siendo tapados con el discurso independentista.

Si hago referencia a este aspecto se debe a un caso que me ha llegado a la conciencia humana. Como decía al principio, hoy emisoras de radio y periódicos hablan del punto de partida hacia el 25N. Ha sido en una emisora en la que escucho el corte de un médico catalán que explica al periodista una realidad que revuelve el pensamiento.
Dice el médico: “después de la quinta visita que un paciente con asma, realiza al hospital, y valorado que la enfermedad no remite, me atrevo a preguntarle, si le ocurre algo especial.
La respuesta fue dramática: “mire doctor, se me ha terminado la ayuda que recibía, no tengo ingresos de ningún tipo, me alimento de lo que Caritas me entrega, por tanto, no tengo dinero para comprar el medicamento”.

Esta realidad es un fracaso del Gobierno que preside Artur Mas, y no puede ser obviada de la campaña electoral, los problemas diarios son los que deben recibir propuestas de solución. Mientras que los apuros y aprietos persistan no hablo de la quimera de la independencia para 2020.

1 comentario:

Nicolás dijo...

Desgraciadamente el independentismo tapará el fracaso de la política económica del señor Mas, que en esencia es la misma del PP.