domingo, 26 de agosto de 2012

No es el síntoma es la consecuencia

Durante tres sábados consecutivos y en horario de máxima audiencia, una televisión de cobertura nacional está tratando de manera exhaustiva el movimiento reivindicativo del Sindicato Andaluz de Trabajadores. Cubriendo así, la información acaecida durante la semana.

En cada capítulo, los representantes del SAT, dejan claro que se trata de acciones llamativas para denunciar la falta de recursos básicos que un número muy importante de familias españolas están padeciendo y por ello, se debería tomar medidas que ayudarán a paliar esta dramática situación. La misma fórmula también está siendo empleada por el movimiento extremeño en defensa de una renta básica.

Hasta hoy, el poder político sólo manifiesta que las acciones realizadas deben ser castigadas por la Ley. No dice nada sobre medidas urgentes que se puedan aplicar y que ayuden a sostener una convivencia social. Es más, significados representantes del Partido Popular únicamente ponen el foco en la necesidad de juzgar en los tribunales a la cabeza visible del sindicato andaluz. Con mucho sentimiento argumenta que si alguna vez alguien con ese perfil político fuera Presidente, él se iría al exilio.

Pero en el breve vídeo, también dice algo que no comparto, veamos:
Según el portavoz popular lo que sucede es el “síntoma” no la “consecuencia”. Yo digo que es todo lo contrario, las acciones reivindicativas son “consecuencia” de una situación insostenible en el día de hoy. Y, además lo argumenta haciendo alusión a los palmeros que jalean las acciones. Demostrando todo ellos, un nulo interés para salir de la crisis.
Esa frase Sr. Pons, ha sido la espoleta para recordarle que ustedes Partido Popular, son expertos en dejar que las cosas que se apreciaban complicadas siguieran adelante, es más le recuerdo la famosa frase de su compañero Sr. Montoro: “dejad que España se hunda ya la levantaremos nosotros”.

Pues bien, señores del Gobierno de España, ni entonces fue acertada la actitud de acoso y derribo. Ni ahora, se puede estar impasible ante la realidad social que cada día crece en la España del siglo XXI. Hay que tomar decisiones que ayuden remediar situación que se vive.


No hay comentarios: