miércoles, 22 de febrero de 2017

Reflexión abierta

Es indudable que los actos políticos que rodean a Pedro Sánchez, al día de hoy, están despertando bastante expectación. Máxime cuando estamos valorando el giro político que predica en sus intervenciones.

Estos llenos de locales y espacios provocan que hoy, un medio de comunicación afirme que tal capacidad de convocatoria preocupa a la dirección de la Gestora del PSOE. Incluso se baraja en el análisis que se hace, que de seguir así la asistencia de seguidores, la candidatura de Patxi López poco o nada tiene que hacer.


En otro apartado, también se considera la posibilidad de que no todos los asistentes puedan votar en las elecciones internas del PSOE. En definitiva, Sánchez y su historia política atraen a curiosos y pensadores.

No obstante, me atrevo a exponer que esta afluencia de público me recuerda al principio de la transición democrática en las primeras elecciones al Parlamento. Después de estar perseguido y estigmatizado el Partido Comunista de España PCE por el franquismo, la convocatoria que hizo durante la campaña electoral este partido en el campo de futbol del Rayo Vallecano, si se tenía en cuenta la gran afluencia de asistentes que llenaron el estadio y los que no pudieron entrar, se presagiaba un resultado electoral arrollador.

Llegado el día D la gran expectación atrayente no se tradujo en los votos necesarios que convirtieran al PCE en el partido ganador de las elecciones.

La pregunta que nos queda el aire es: ¿Puede suceder algo parecido en las elecciones primarias del PSOE con el candidato Pedro Sánchez?