domingo, 30 de octubre de 2016

La noria política

Desde diciembre de 2015, la política española ha sido una noria que no ha parado de girar. Después de aquel primer resultado electoral con la consabida negativa de Mariano Rajoy a presentar su candidatura a la presidencia del Gobierno, hasta la tarde de ayer, donde el mismo Rajoy, consiguió los apoyos y las abstenciones necesarios que le permite ser nombrado Presidente.

Entre estas fechas, hubo otra candidatura fallida del Partido Socialista Obrero Español, y unas nuevas elecciones el pasado mes de junio.

Es digno de estudio analizar el comportamiento de los grupos políticos españoles con representación parlamentaria, que han permitido que un grupo político que renuncia a la presidencia, hoy, tenga la responsabilidad de formar Gobierno.

La base electoral que tiene el Partido Popular ha permitido que a pesar de todos los casos de corrupción y las leyes aprobadas, la fidelidad de sus votantes le convierta en el partido más votado.

Sin embargo, la división de la izquierda les arroja a permanecer en la oposición. Los partidos políticos que no tienen capacidad de alcanzar la gestión de una administración, aunque en sus programas contengan proyectos transformadores de la sociedad, es imposible que lo puedan poner en práctica.

Así, el repetido techo electoral que a día de hoy, alcanza Podemos, no es suficiente para optar a esa transformación. Por tanto, necesita de la izquierda centrada que apoya al PSOE.
En estos momentos, este partido, se encuentra en un profundo proceso de refundación para evitar que 137 años de historia se diluyan en la nada.

Desde mi punto de vista, lo ocurrido es muy grave y no hay una sola causa o persona responsable de la situación. Es evidente que lo que sucede se venía fraguando desde hace mucho tiempo y la manera de convenirse las soluciones iba sentando las bases de lo ocurrido.

Por todo ello, el futuro del PSOE se tiene que cimentar sobre la nueva realidad de la sociedad española. De una parte, tiene una izquierda que está implantada. De otra, una derecha que va a pretender consolidar lo que hoy tiene. Pero, a pesar de todo, hay un espacio del electorado que no vamos a renunciar a los valores que ha representado y representa el Partido Socialista. Convivencia, integración, solidaridad, justicia, humanismo, defensa de los servicios públicos de calidad y otros valores de los cuales está impregnado el PSOE.
Convencido de que esto es así, el final del proceso en el que se está inmerso, tiene que ser confeccionar un proyecto adaptado a esta nueva realidad, donde debemos encontrar a los mejores para gestionarlo. Tenemos que desterrar en esta transformación las maneras usadas que nos han traído a esta situación. Hay que captar el apoyo de la izquierda amplia que existe en España y hacer que las personas de ideología centrada también valoren que tienen su espacio en un PSOE renovado.

Si en todo ello, se empieza a trabajar con claridad y transparencia sin enfrentamientos personales, con generosidad de todas las partes, desde este espacio y personalmente me encontraré con todos mis compañeros.

1 comentario:

ANTONIO LOPEZ MEGIA dijo...

me surgen dudas razonables sobre la afirmación que se realiza en el articulo "conciliador", que comparto y es respecto de "la izquierda consolidada". A mi no me parece que este tan consolidada, es más empiezo a pensar que el movimiento fresco de indignación que surgió en este pais con el 15M como muestra del hartazgo, del latrocinio, corrupción y desgobierno imperante con la crisis, se puede volver contra esa supuesta izquierda histórica y/o nueva política de rompe y rasga, a la vista de su clara inutilidad para conseguir mejorar las condiciones de vida de la población, especialmente de la mas necesitada,al permitir, primero con absurdas líneas rojas(Lease la escusa del referendum catalan)y posteriormente con la supuesta inevitable abstención del partido socialista, el mantenimiento en el poder de la derecha reaccionaria y corrupta claramente en minoría.¿Quien desde la izquierda progresista, podrá perdonar al PSOE, a PODEMOS y a IZQUIERDA UNIDA,esta jugarreta?.desde luego, los de la indiganación creciente NO.!!Menos milongas de engañifa y más política útil para el pueblo!!.