sábado, 3 de septiembre de 2016

Y, Mariano Rajoy pasó a la historia

Ayer tuvo lugar en el Congreso de los diputados la segunda votación para elegir al presidente del Gobierno de esta legislatura. Mariano Rajoy, no consiguió la confianza de la mayoría simple de los representantes políticos.

Antes de analizar el punto en que nos encontramos, conviene recordar de dónde venimos. En el año 2011, el Partido Popular por voluntad del pueblo español, consigue el mayor poder de gestión que nunca tuvo una organización política. Consecuencia de ello, la mayoría absoluta de la que gozaba, al Sr. Rajoy, le ha permitido aplicar unas políticas sin necesidad de atender otros planteamientos que el resto de grupos presentes en el Parlamento hacían.

No debemos estar muy satisfechos los españoles con las consecuencias de esas políticas, cuando en la siguiente llamada a las urnas, aquel poder logrado queda difuminado de tal manera, que hasta en dos ocasiones se le ha negado la confianza para que continúe al frente del Gobierno. Nunca en la reciente historia democrática se había producido tal caso con un presidente.


Ante la continuidad de un Gobierno en funciones, qué otras salidas se pueden producir que no sean las anunciadas elecciones en el mes de diciembre.

Si nos atenemos a los últimos acontecimientos de ayer, conocemos que directamente se le pide a Rajoy, que retire su candidatura de cara a una nueva sesión de investidura. A lo que el portavoz popular contesta que Rajoy, ha sido, es y será su candidato. Ante tal afirmación, esta postura ayuda para llevarnos a las urnas de nuevo.

Pero la ley electoral nos permite un plazo de dos meses para buscar otras salidas que puedan desbloquear la situación ya demasiado larga de interinidad.

Todas las miradas están puestas en el Sr. Sánchez y el PSOE. Y, no es fácil dado el número de escaños en el Parlamento de los que dispone. Por tanto, hay que buscar aliados diversos con planteamientos políticos heterogéneos e intereses distintos.
Por ello, conviene recordar las palabras del Sr. Sánchez pidiendo a esos grupos, generosidad política para poder invertir la situación que vivimos.

Si los socialistas apuestan por llevar a cabo la difícil negociación, tanto Ciudadanos como Podemos, tiene que hacer un esfuerzo de entendimiento que permita ir a una nueva sesión de investidura con garantías de sacarla adelante.

Desde mi punto de vista esta es la más verosímil de las fórmulas. Si algún grupo de los aludidos no se presta a ello, estamos mirando a las elecciones de diciembre.

No hay comentarios: