miércoles, 3 de agosto de 2016

El primer paso de la caminata

Hasta hoy, los 137 escaños conseguidos por el Partido Popular en las elecciones de junio, le han servido para que a su candidato Mariano Rajoy, el Jefe del Estado, le encargue la posibilidad de formar Gobierno. Y, después de aceptar, estamos viendo que la tarea encomendada no es nada fácil. Sobre todo debido al resultado electoral.

Para el Partido Popular el avance en escaños no ha sido suficiente para conseguir no tener que depender de los acuerdos necesarios con otros grupos políticos que le garanticen la investidura primero, y después un programa de Gobierno realizable al servicio de la ciudadanía española.

A ello, Rajoy se pone a trabajar. Después de recibir el anunciado NO de los Socialistas, el grupo Ciudadanos le manifiesta su intención de abstenerse. No obstante, en este último encuentro, según el propio Rajoy, “damos el primer paso de la caminata”. Que si no cambian las posturas se vislumbra larga y pedregosa.

Ahora bien, hemos podido valorar que para que se reconozca un “primer paso” Rivera, ha tenido que comportarse receptivo a estudiar los documentos que Rajoy le pone sobre la mesa. Imaginamos que después, vendrá la contrapropuesta y entonces se verá si lo acordado hace cambiar la posición política de Ciudadanos.

En lo que, de partida sí están de acuerdo, es en descargar toda la responsabilidad de un posible fracaso y consecuentemente repetición de elecciones en Pedro Sánchez y el Partido Socialista. Esto, por mucho que se repita no se sostiene, debido precisamente a la suma de votos que aporta cada grupo político. La suma de PP y C's, son 169 escaños; la suma del Partido Socialista y Unido Podemos 156. Con lo cual, sólo bastaría el preceptivo acuerdo entre los grupos con más votos para iniciar la “caminata”.


Llegados a este punto, la posición socialista si se mantiene invariable, debe ser explicada ante la opinión pública. Además, del consabido “nosotros queremos cambiar a Rajoy” “somos alternativa de Gobierno”, es necesario explicar las diferencias políticas programáticas por la cuales, no se puede apoyar la investidura de Mariano Rajoy.

Esto último, es urgente. Los asesores socialistas tienen que ser ágiles en la pedagogía explicativa. No olvidemos que el centro-derecha y sus adláteres mediáticos serán constantes y repetitivos hasta la saciedad. 

No hay comentarios: