miércoles, 20 de abril de 2016

Hipocresía eclesiástica y otras

Es una noticia que no debe pasar desapercibida. “Una persona que mantiene relaciones sexuales con otra de su mismo sexo, no puede ser embajador en el Vaticano”. Es decir, no importa su creencia, ni su formación, ni su capacidad.

Esto, es lo que le ha ocurrido a la persona que el Estado francés había designado para realizar sus labores diplomáticas en el Vaticano. Durante 15 meses estuvo esperando el plácet del Gobierno eclesiástico que nunca llegó, con lo cual, el Gobierno francés decide relevarlo por otra persona.

Con esta actitud indigna, queda entredicho todo lo predicado por el Papa Francisco. Nunca mejor se ha cumplido el dicho: “una cosa es predicar y otra dar trigo”.
Visto el comportamiento que mantiene la dirección del Gobierno de la curia, de momento y hasta que no se hagan realidad las nuevas palabras, mantengo la correspondiente distancia en señal de protesta por el comportamiento que siguen teniendo en pleno siglo XXI.

Decía que hay también otras hipocresías. En este caso sucede en la Comunidad de Madrid. Es tradición protocolaria que el día de la Fiesta de la Comunidad, se entregan las medallas, una condecoración concedida en reconocimiento a los méritos de las instituciones, personas físicas o jurídicas que se hayan destacado por su servicio a esta región desde cualquier ámbito de la actividad.
Siempre que alguien ha dejado de ser presidente/a de la Comunidad, se le entregaba la condecoración por los servicios prestados. Es verdad, que también se exige que haya tenido un comportamiento ejemplar en su trayectoria personal y política.

La polémica de este año, surge con la persona del expresidente Ignacio González. Investigado por una Juez de Estepona sobre la presunta irregularidad de la compra de un piso ático.
La actual presidenta Cristina Cifuentes, no se atreve a conceder en la fecha prevista la medalla, ya que, está pendiente la pronunciación judicial.

Al mismo tiempo, de manera paralela el Sr. González, está citado para declarar ante una comisión de investigación dentro de la Asamblea de Madrid.
Pero, miren que casualidad, que el mismo día que se le cita, él hace una compra de billetes de avión para un viaje, y argumenta en su defensa que no puede asistir a la comisión de los `espías´ debido a que tiene reservado plazas para dicho vuelo.

La conclusión que se puede extraer es muy sencilla: con su actitud despierta sospecha de que todo no está lo limpio que debiera para ser acreedor de la condecoración. Por lo tanto, la Sra. Cifuentes lo tiene muy claro no se puede retrasar la entrega y desmerecer a los demás condecorados. El día 2 de mayo es el día institucional de la Comunidad de Madrid.

No hay comentarios: