viernes, 4 de marzo de 2016

Historia de una investidura II

Se ha cumplido la crónica anunciada. Pedro Sánchez, no ha conseguido ser envestido Presidente. Por tanto, ha pasado a la historia. En años venideros cuando se hable de los procesos democráticos para elegir presidentes, Sánchez, será recordado como el candidato que no consiguió ser elegido en la segunda vuelta.


A partir de ahora, se abre un proceso que termina el 2 de mayo. En este tiempo de nuevo veremos encuentros, desencuentros, acercamientos, alejamientos para llegar finalmente al día en que algún candidato se someta nuevamente al veredicto de los parlamentarios.

Por otro lado, cada día somos más las personas que nos preguntamos qué reacción tendrá el Jefe del Estado ante esta situación nunca vivida en España.

Después del debate de hoy, se puede concluir que estamos ante un espectro político totalmente nuevo y diferente en nuestro Congreso.

1 comentario:

Anónimo dijo...

LA INTRANSIGENCIA TIENE NOMBRE
*
Oh, España, como has cambiado
lejos de aquellos tristes momentos
de la transición de la esperanza.
Vertido sobre el fango de las oportunidades,
el viento supo enrolarse en la dirección histórica
de la tolerancia.
No le pido peras al olmo, ni que recite poemas
del entendimiento democrático, esparcidos
por la clorofila de sus memorias.
El oxigeno que desprende, es el aliciente
necesario para allanar el fuego de la disputa.

Oh. España, cuando te descubrí de mayor
no supe que decirte, la ceguera de las hazañas perdidas,
borraron todo atisbo de progreso; ahora que lo tengo
acucia el egoísmo de la miseria.

Oh. España, que nueva me pareces
y que viejos son los sermones públicos.
El territorio dormido, olvida la necesidad del cambio
en el estado del bienestar.

Oh. Trabajos remunerados en el desarrollo
de las oportunidades perdidas, por el engaño
del crecimiento sin control, ocultando
lo que nos podía venir encima.

El contubernio económico se ha apoderado de la situación.
El mundo está universalizado y no PODEMOS
bajarnos del tren sin real destino, que se llama Europa.
La vieja moneda, pasó a la historia sin pena ni gloria,
borrada su estela, nos deja el poso del desarrollo entumecido
por la globalización, en el apego del beneficio.


Quisiera asistir al encuentro del entendimiento
en un sueño involuntario por el camino de la verdad.

Oh. España, en el silencio de las laderas del Congreso
de cuyas márgenes penden las historias
con la madurez andante de las horas perdidas
en la intransigencia parlamentaria.

Que no sea la sombra la que batió el rostro de la desesperanza
la culpable del progreso.

Bajo el abrazo de la necesidad, crecen las aportaciones
del entendimiento, en la partida de la comprensión y el dialogo.

Podrá dañar el prestigio, pero nunca la conciencia
concebida por el deseo de la mayoría.
No tengo argumentos para la negación
junto al estanque de los nenúfares de colores
que despiertan el silbido de los pajarillos
en un alarde cariñoso del encuentro.

La palabra es el vehículo del entendimiento,
las flores adornan los jardines de la democracia,
las fuentes vierten sus contenidos en la expresión popular
y las ideas desahogan en el río de las oportunidades
al cruzar el puente de la reflexión .

No le pido peras al olmo, pido la voluntad de las estrellas
que brillen con luz propia en los espejos de la necesidad
para lo que han sido elegidos y no olviden su procedencia
cuando el ego sea noticia.
*
EL PONTON DE LA OLIVA