jueves, 25 de febrero de 2016

Pacto a dos con posibilidad de sumar

Desde que ayer se escenificara la firma del posible pacto de Gobierno entre el PSOE y Ciudadanos, diversas y variadas han sido las interpretaciones que analistas y grupos políticos hacen del contenido firmado.

Es evidente que la suma de diputados de los dos grupos firmantes no es suficiente para que el Sr. Sánchez pueda ser elegido presidente. De ahí, la advertencia al afirmar, “es un pacto abierto”.
Lo que deja en evidencia en este escenario que vivimos es lo siguiente: aquellos grupos políticos que se han prestado a llevar a cabo un acuerdo, han podido introducir en su redactado, sino, la integridad de su programa electoral, sí parte del mismo. Recordemos que estamos alcanzando un acuerdo entre partes.

Por ello, es difícil de entender que aquel grupo político que quiera servir a la sociedad española, no se preste a sentarse con los demás para lograr que el acuerdo final que se presente a la sociedad española, también contenga aquellas propuestas que ellos consideran de mayor beneficio para los españoles. Únicamente así, se daría sentido a lo anunciado “pacto abierto”.

Ahora bien, si por estrategia política o cualquier otra razón interna tanto del Partido Popular como de Podemos, se mantienen firmes en el rechazo absoluto del acuerdo hoy conocido, y por tanto, no se integran con la aportación de sus ideas al redactado final, la realidad del resultado electoral del 20D, nos lleva directamente a las elecciones en junio.

Entre los distintos análisis comparativos que hace la prensa sobre los puntos coincidentes y divergentes, yo a modo ilustrativo me quedo con el realizado por El Huffington Post: Los puntos del pacto PSOE-Ciudadanos que suscribirían Podemos y PP (y los que no).

No hay comentarios: