domingo, 27 de septiembre de 2015

Las cosas se pueden cambiar

Cuando estamos esperando el resultado de las elecciones catalanas y con independencia del resultado final, una cosa es segura: con nuestro voto se pueden cambiar las cosas.

A esta conclusión y referido a otra materia de vital importancia como es la Educación, llega después de un exhaustivo análisis, el Inspector de Educación y Licenciado en Filosofía y Letras entre otras experiencias, Pedro Uruñuela.

La Fundación César Navarro cuyos fines se dirigen a promover la cultura y la sensibilidad ciudadana en todas sus formas dentro de un marco de convivencia democrática, realiza un ciclo de conferencias en la ciudad de Getafe, cuyos invitados partiendo de una óptica progresista, nos ofrecen su visión de los temas que se vienen tratando.
En este caso, el pasado día 24, partiendo de la pregunta: Educar ¿Para qué? El ponente desarrolla el contenido de la ley educativa LOMCE, para valorar si la mencionada ley puede servir para hacer ciudadanos libres, iguales, autónomos, maduros y humanos. Todo ello, buscando respuesta al concepto: Qué es ser ciudadano.

Fue interesante comprender que esta ley se considera un servicio que se presta a unos clientes. Alejada de los derechos ciudadanos que debería prestar a la ciudadanía.
Paso a paso, pudimos aprender que la estructura participativa que han tenido otras leyes educativas, en la LOMCE se implanta un sistema donde las decisiones más importantes las toman los directores de los centros. Y, definitivamente, como ya se venía haciendo en algunas comunidades autónomas, se permite que la administración ceda el terreno y sean empresas las que construyan y gestionen los centros educativos. También introduce el concepto `competencia´ entre ellos.

La conferencia en su totalidad puso sobre la mesa la diferencia de ideología que se tiene a la hora de legislar, no ya sobre la Educación, también la Sanidad. Cuando estos deben ser servicios universales que nos igualen a las personas. El ponente finaliza con una reflexión sobre la importancia del voto. 

No hay comentarios: