sábado, 7 de febrero de 2015

Apaguemos los ventiladores

En este año electoral por excelencia, sería muy deseable que los partidos políticos a la hora de debatir y analizar los asuntos que nos afectan a los españoles se centraran en los temas tratados y no recurrieran al famoso comportamiento de `y tú más´.

Sinceramente, creo que en la actual situación que estamos viviendo, si los aspirantes a gobernar se aplican esa fórmula, lo único que conseguirán será el desprecio de los electores.
Nosotros valoramos de manera especial que cuando algún problema le afecta en el debate a algún grupo presente en el mimo, se aporten razones y medidas que justifiquen lo sucedido y por supuesto las solución para que ello, no vuelva a ocurrir.
Estamos cansados de ver y escuchar que en vez de hacer lo anterior, aplican la estrategia de, `una defensa es un buen ataque´. Y, en lugar de soluciones se pone el ventilador y todos iguales.

Lo anterior viene a colación de lo que ya se conoce como `el caso Monedero´. Los dirigentes de Podemos tienen que asumir que han dejado de ser personas anónimas por la realidad política que asumen. Ello, les lleva a tener que comprender que producto de que todos tenemos un pasado, lo que antes era privado ahora por su popularidad es público.


Lo sucedido con la empresa del Sr. Monedero, que factura 420.000 euros, y no hace la debida tributación en Hacienda, si no fuera él quien es, es muy posible que no hubiera salido a la luz pública. Ahora bien, una vez que está contrastado en los medios, no se puede defender el afectado diciendo que eso supone un ataque del ministro Montoro contra el Sr. Monedero, y además, invocando al auditorio a poco menos que sean sus aliados en su defensa. Sobre todo, si luego posteriormente, el interesado declara que ha realizado una declaración complementaria para dejar limpio su expediente con Hacienda.

Esa megalomanía política producto de los buenos resultados de la encuestas, no puede ser atenuante para que, ya que estamos en un año decisivo para la nueva configuración de la democracia española, los electores ahora reclamamos conocer datos concretos de su proyecto político y todas aquellas medidas que aplicarían para solventar la situación lastrada que padecemos los españoles.

En la vida es muy bueno tener sueños, pero además de tomarlos en serio es necesario que su aplicación no se conviertan en quimera.

No hay comentarios: