domingo, 7 de diciembre de 2014

36 años y una encuesta

Estamos en plena celebración del nacimiento hace 36 años de la Constitución Española, y aunque es relativamente joven, las circunstancias especiales de su nacimiento, hace que hoy, se considere necesaria una modernización de la misma.

Hay que recordar que nace después de que España viviera bajo el rigor de una dictadura durante 40 años. Y, por ello, lo pactado e incluido en todos sus artículos, hoy sabemos que son en muchos aspectos recomendaciones y consejos que nos damos los españoles para consolidar nuestra convivencia. Aunque también, hay definiciones que obligan y sí compete por ello, que para aplicar modificación alguna necesita un amplio consenso de nuestros representantes en el Congreso de los diputados.

Ese fue el acuerdo rápido de la modificación del artículo 135, y que nos ha traído las consecuencias que vivimos en España. Y, también aquello, fue el declive del Partido Socialista Obrero Español, con su presidente y la solemne declaración “haré cueste lo que cueste y me cueste lo que me cueste”.
Y, así sucedió, que ante tal grado de decepción percibida por la sociedad española, en las siguientes elecciones los conservadores españoles, el Partido Popular, obtuvo un apoyo nunca concedido a la derecha española.

Y Aquí estamos, celebrando el 36 aniversario y una encuesta que demuestra que aquella confianza que la ciudadanía española había depositado en los populares, hoy, los sitúa en la tercera fuerza política en intención de voto si se celebraran elecciones generales.
Precisamente, el desencanto ha sido tan grande y desastrosa la gestión que por mucho que se empeñen en afirmar que la recuperación está a la vuelta de la esquina, nadie cree ya en la compensación que pueda venir del Partido Popular.

En este transcurrir de los tres años, después de la caída sin parangón del PSOE, éste, realiza una catarsis de su estructura electoral interna y empieza a construir un nuevo discurso modernizador para y con la sociedad, y la nueva dirección empieza a vislumbrar una incipiente recuperación.

Igualmente, un grupo de personas producto de las movilizaciones del 15M, constituyen un partido político que hace una radiografía certera de la situación que vive España y sus ciudadanos, y ante el fracaso de los dos grandes partidos, consigue primero, una excelente representación en UE, y luego hacerse con un hueco importante en la intención de voto ante unas elecciones generales.


Ahora bien, un resultado como el anunciado con un 27% para el PSOE, un 25% para PODEMOS y un 20% para el PP; nos sitúa en un panorama desconocido en la reciente democracia constitucional española.

De ahí algunas voces acreditadas que hablan del futuro pacto entre PP y PSOE. Cosa esta, que de llevarse a efecto sería el principio del fin del PSOE. Luego queda la posibilidad progresista del acuerdo entre PSOE y PODEMOS. Cuestión difícil de alcanzar pero no imposible si se aplica la debida generosidad y se coincide en el pronóstico común de la situación que se vive en España y las recetas que se deberían aplicar para que tantas miles de familias puedan recuperar la dignidad y el empleo. Pudiendo la sociedad en general recuperar unos los servicios públicos de calidad.

¡Para eso es para lo que sirve la política democrática!

No hay comentarios: