miércoles, 5 de noviembre de 2014

Teresa Romero

Apreciada Teresa, hoy es un gran día para ti, tu familia y para todas las personas que nos hemos sentido `Teresa´ y que siempre hemos deseado que el día de hoy con la vuelta a tu casa se hiciera realidad.

En este momento todavía no conozco cuales van a ser tus palabras ante los medios, pero el hecho de habernos despertado con la noticia de tu incorporación a la vida cotidiana, me lleva a sugerirte que seas `generosa e implacable´.

Verás, cuando todavía no estaba claro que pudieras superar el proceso del virus, la amiga portavoz de la familia estuvo haciendo un trabajo impecable. Luego, cuando ya se vislumbraba que habías superado el `ébola´ aparece en escena el profesional jurídico y se empieza hablar de las posibles querellas que con toda razón tienes derecho a interponer.
Es cierto que al principio hubo una descoordinación manifiesta desde que tú haces la primera llamada indicando los síntomas que tienes. Y, con la perspectiva del tiempo se detecta que se pudo reaccionar de otra manera.

Es en esos momentos de desconcierto cuando ya se sabe que estabas infectada es cuando igualmente, producto del desconocimiento del alcance, se toma la decisión de sacrificar a tu perro.
Siendo grave lo anterior, no es descabellado ser generosos y tratar de comprender algunas de las decisiones erróneas que se han tomado.

Con quién no se puede tener consideración alguna y por tanto tienes que ser implacable es con el Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Ante una situación nueva y desconocida para la Sanidad madrileña, y tratando de cubrir sus posibles responsabilidades, no tiene miramiento para echarte la culpa de la situación de la enfermedad que habías contraído como consecuencia del trabajo que habías estado realizando. Este hecho, siempre debe ser considerado un `accidente laboral´, nunca un capricho de la persona que presta sus servicios.

Por tanto, desde mi punto de vista que el representante político que tiene la obligación de gestionar una situación como la que tuviste que sufrir, quiera eludir su posible responsabilidad inculpando a la persona afectada tiene que someterse al proceso judicial que determine su incapacidad para estar al frente de la Sanidad madrileña. 

1 comentario:

ANTONIO LOPEZ MEGIA dijo...


Coincido contigo tocayo, en la valoración que haces de este histórico suceso plagado de fallos de los que solo estan para hacerse la foto y que afortunadamente ha cocluido felizmente para esta gran mujer.
Lo que ya no tiene solución es lo que me ha inspirado este poema que me permito aportar a tu tarea informativa.


Excalibur

Este soneto quiere ser un homenaje
a la valerosa enfermera Teresa Romero
que venció al Ébola, perdiendo a su
mejor amigo, su mascota.



Espada hendida en la mítica roca,
en la esperanza del heroico trance,
que invierta el final de la suerte loca,
y aporte justicia hasta donde alcance.

En esta nueva historia diferente,
no hay épico trance ni hendida espada,
solo un can con tristeza en la mirada,
y la injusticia en dardo al inocente.

El miedo no distingue al gran amigo,
que acompaña en sus pasos al terror
cobijado en los pliegues del abrigo.

y es sombra de sospecha sobre el mal,
la que impulsa la prudencia hacia el error
borrando en su inocencia al animal.


Octubre /2014