viernes, 4 de julio de 2014

Mutilación democrática

Para cualquier observador o analista político, no es novedoso valorar las dificultades que tiene el Partido Popular para conseguir pactos y acuerdos con el resto de fuerzas políticas presentes en el Congreso de los diputados.

Partiendo de esa realidad y analizando los resultados electorales obtenidos en las recientes elecciones europeas, los estrategas del PP saben que el fin de la mayoría absoluta está a punto de llegar. Por ello, pensando en lo más inminente, las elecciones municipales y autonómicas empiezan a trabajar para encontrar la fórmula que les permita mantener el mayor número de alcaldías de las que hoy gestionan.

Eliminada lo que se conoce como política de alianzas, y vista la realidad fracturada de la izquierda, aprovechando su mayoría absoluta en el Congreso y Senado, lanza la propuesta salvadora: `que gobierne en los municipios el partido más votado´.
No dudo, que antes de hacerlo, ya han estado haciendo números y les deben salir las cuentas. Es decir, no les importa formar gobiernos minoritarios.

Serán muchas las personas que pensarán cómo se puede gobernar sin la mayoría necesaria para poder aprobar los presupuestos municipales.
En Getafe, ciudad donde el PP gobierna con 12 concejales, cuando la mayoría absoluta son 14, la aceptación de enmiendas presentadas por dos de los concejales necesarios de otros grupos, consigue sacar adelante la aprobación. Para el resto de proposiciones presentadas y debatidas en el Pleno, aunque siempre le molesta perder algunas, no siente especial preocupación. “El Pleno no gobierna, lo hace la Junta de Gobierno”.

Es decir, el ejemplo ilustra que existen salidas. Si el Partido Popular consigue aprobar una ley con ese contenido, está provocando una reacción inteligente en la izquierda progresista de España. Cuidado que no es una cuestión baladí. A la propuesta de Mariano Rajoy, ya se le ha sumado Esperanza Aguirre.

Hasta hoy, las normas democráticas que nos habíamos dado permitían que fuerzas independientes de una misma tendencia ideológica, vistos los resultados de apoyos recibidos, pueden configurar una alianza para gobernar. Y, no se está pervirtiendo el sistema ni alterando la voluntad mayoritaria de la sociedad electora.

Lo que me ha llevado a plantear este asunto, además del anuncio realizado, lo genera el estar leyendo el número 6 de `Cuadernos´ eldiario.es. En este monográfico dedicado al `futuro de la izquierda´ se pone de manifiesto que no van a quedar muchos votantes de izquierda que no tengan un partido al que votar. Por eso, interesa mirar con lupa la jugada anunciada por el Partido Popular.


No hay comentarios: