jueves, 31 de julio de 2014

La duración de los mandatos

Termina el mes de julio, con un nuevo escándalo político de enriquecimiento ilícito de un político y su familia que ha gobernado durante 23 años en la nacionalidad catalana.

El que fuera considerado padre del nacionalismo catalán, ha dejado de ser reconocido como tal y además, ha perdido todos los honores atribuidos y asignaciones económicas que tenía reconocidas como expresidente de la Generalitat.
Y, es que declarar que durante 34 años ha estado evadiendo impuestos a la hacienda española no es una aventura cualquiera cuando la persona de Jordi Pujol, era el Presidente por excelencia y se le presuponía una vida ejemplar que era la que pedía al resto de ciudadanos y ciudadanas de Cataluña.

Ahora, en los inicios de la declaración y paralelamente las investigaciones que se están llevando a cabo sobre los miembros de su familia, todo hace indicar que estamos ante uno de los escándalos de corrupción más importantes generados desde una institución pública.

Lamentablemente, Cataluña se suma así, a los ya conocidos casos de Andalucía y la extensión nacional del caso Gürtel.

Cuando se analiza con detenimiento el germen que impulsa tanta trampa evasiva, se llega a la conclusión de que los controles que tiene la ley, se quedan dormidos por la extensión ramificada creada a raíz del tiempo que se lleva ejerciendo el poder en la institución.
Es decir, una misma persona un mismo partido durante muchos años en el poder, teje una tela a la cual se acercan muchos personajes cuyo objetivo es el enriquecimiento de los elegidos.

Por ello, llegados a esta situación, son los tribunales de Justicia los que tienen la responsabilidad de dilucidar la culpabilidad de los acusados. Pero, a partir de aquí, se tienen que aplicar las leyes que impidan tanto desvarío.

Como ha quedado demostrado, el largo ejercicio despeñando el poder genera lo que hoy estamos viviendo en España. Por ello, es necesaria una reforma profunda de la Ley de los partidos políticos donde quede recogido sin ambigüedad que el límite de mandatos en los cargos públicos se tiene que limitar a ocho años (dos legislaturas).

El nuevo secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, tiene anunciado que hará esa propuesta para que se convierta en realidad. Pero, no basta con proponer se tiene que ejecutar. Y, la sociedad española, debemos apoyar con nuestro voto a los grupos políticos que pongan en práctica esa limitación de mandatos.

España no se merece tanta corrupción.

2 comentarios:

el moli de getafe dijo...

Una pregunta : ¿ Cuantos años ha estado "El Pitufo" aquí en Getafe ?

Pues siguiendo tu lógica cualquier día nos despertamos con la confesión de las tres herencias : la que heredó él, la que heredó su mujer y la que heredó su suegro.

Antonio Pulido Ruiz dijo...

Sería lamentable. Pero... si ocurre así, tendrá que dar explicaciones coherentes.