miércoles, 28 de mayo de 2014

El PSOE en pleno debate

Desde que la dirección del Partido ha anunciado que el 19 y 20 de julio se celebra un Congreso Extraordinario, el debate en todas las agrupaciones está abierto. Al mismo tiempo se analiza el resultado electoral y por tanto, se focalizan varios aspectos todos ellos relacionados entre sí.

Por otro lado, tenemos las declaraciones de las personas que se perfilan como aspirantes a participar en las elecciones primarias. Esto, lleva a que no esté definido si primero debe celebrarse el Congreso y después las primarias, o deben ser primero las primarias y luego el Congreso. Argumentos para adoptar una u otra decisión se tienen.

Las bases mientras tanto, estamos pendientes del proceso y de los mecanismos que se llevarán a cabo. Todos apreciamos que si se celebran primarias abiertas, la participación de la militancia, simpatizantes y agregados que se comprometan con el PSOE, van a poder expresar su voluntad en la elección del candidato/a a la Presidencia del Gobierno.
Es decir, se cuenta entre otros con el voto directo del militante. Y, qué sucede cuando se ha de elegir al Secretario General y a la nueva dirección del Partido? En este caso todavía no está claro si la apertura será real o seguirá la vieja tradición de la elección a través de los `delegados´.

Es este uno de los aspectos que están más vivos en los debates de los comités ejecutivos. Cuanto más se profundiza en ello, más carga de razón toma el posicionamiento de los que pensamos que para la elección del candidato a Presidente un militante un voto y para Secretario General… La democracia interna tiene que extenderse como aceite en el agua. Si para los órganos institucionales es una persona un voto, la misma vara de medir se debe aplicar para los cargos orgánicos del Partido.

Llegados a este punto, y como no está definido, sí afirmo que el procedimiento aplicado hará que, personalmente decida seguir remando, o abandonar el barco. Un militante un voto.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Compañero Antonio, lo que mal empieza, mal acaba, dice el refrán castellano.
El congreso de Sevilla, ya sabemos lo que fue y como fue, para que nos vamos a extender en lo que no tiene solución, eso sí, en lo que no se debe hacer cuando se compromete uno a hacerlo, porque se traicionan a las ideas y al partido, eso lo han hecho más de uno y las cosas van saliendo.
No debemos admitir ni por mucho reglamento que nos rebocen, permitir que no sea un militante un voto, y en cada agrupación levantar acta como se hace en las elecciones de las mesas electorales. Eso de nombrar delegados para que nos representen, se acabo, ya sabemos lo que ocurre cuando no se lleva el acta debajo del brazo.
Ya está bien, y hasta aquí hemos llegado, o participamos todos o se rompe la baraja, menos aún que nos vengan a dar lecciones de democracia, quienes ostentaron el poder durante tantos años de forma tan personal, en algunos casos yo diría de trayectoria imperiosa.
Ahora nos quieren indicar como debemos actuar y como lo debemos hacer. Los que en tantos años han estado ninguneando al partido y a los militantes, lo que deben hacer una vez dimitidos, es largarse y en lugar de incordiar, arrimar el hombro para ayudar, porque quien vive del rencor, no es dueño de su persona.
*
EL PONTON DE LA OLIVA