lunes, 7 de abril de 2014

Igualdad entre semejantes

Es alarmante el crecimiento de asesinato de mujeres. Una sociedad en pleno siglo XXI no puede dirimir sus conflictos personales con la aplicación de la violencia del más fuerte. Si no se consigue frenar el ritmo de asesinatos podemos superar el número de víctimas de 2013.

Los especialistas alertan que los recortes en los procesos asistenciales, así como, la falta de apoyo económico que las víctimas perciben durante el tiempo de amenazas, hacen prolongar la convivencia con el riesgo que esto supone para la mujer maltratada.

Ante esta alarmante realidad parece que responsables políticos se van a reunir para consensuar medidas urgentes que frenen esta cruda situación.

Además, los expertos están llamando la atención sobre el acoso que practican los jóvenes. Este nuevo fenómeno, siendo diferente del comportamiento de las parejas adultas, tiene que ser tratado de manera especial. No podemos obviar que al final es el caldo de cultivo que genera lo que luego se practica en la sociedad adulta.

Por tanto, desde mi punto de vista se tiene que trabajar prioritariamente en dos frentes: ayudas especiales a las mujeres que entran en el proceso maltratador con fines específicos que las alejen del peligro inminente, y mucha pedagogía a educativa en los centros escolares para que se instale definitivamente en la mente de ellos y ellas que la igualdad entre géneros tiene que prevalecer por encima de cualquier otra valoración.

Es curioso aplicando la ironía de los casos de asesinato, que la mayoría de los asesinos después de cometer el delito intenta quitarse la vida sin conseguirlo. Estos verdugos podían si tan desgraciados se sienten, quitarse la vida ellos primero y así evitarían la muerte de su semejante.

Hay que actuar de inmediato no podemos continuar con esta sangría humana.

No hay comentarios: