lunes, 2 de diciembre de 2013

Reducción del 40% de sueldo

Ayer domingo fue el primer día que la empresa Fundosa Lavanderías Industriales (Flisa), empezó a prestar el servicio de lavado de ropa de los hospitales de la Comunidad de Madrid.

Con esta privatización de la gestión del servicio, la Comunidad de Madrid, dice ahorrarse 36 millones de euros. Es posible que esto sea así, pero conviene recordar de qué manera se consigue el mencionado ahorro.

Hasta el 30 de noviembre la lavandería central de la Comunidad de Madrid gobernada por el Partido Popular, operaba como un departamento más dependiente de la Consejería de Sanidad del Gobierno de la Comunidad. Tenía un número determinado de empleados entre fijos e interinos cuyos sueldos, estaban considerados como aceptables dentro del gremio.

Cuando el consejero Javier Fernández-Lasquetty, decide sacar a concurso público la gestión de la lavandería, la empresa `Flisa´ ofrece quedarse con el servicio cobrando un importe de 45,9 millones de euros. Y, por un periodo de ejecución de 48 meses.

Según la contabilidad de la Consejería, esta cantidad que tendrá que abonar es inferior al gasto actual que representa la gestión directa ¿Pero sobre quienes recae los 36 millones que dice ahorrase?

Veamos: La concesionaria lo primero que hace para ganar dinero y que la cuenta de resultados le aporte beneficios es llamar a los trabajadores/as de la plantilla y les informa que su sueldo queda rebajado en un 40%. Así, de la noche a la mañana y haciendo el mismo trabajo, las personas que cobraban 1.000 euros pasan a cobrar a partir del día 1 de diciembre 600 euros. Si no aceptan los contratos de los interinos quedan suspendidos.

Obviamente, la situación laboral que vive España obliga a tomar una dolorosa decisión. Los trabajadores fijos que no han aceptado, han sido trasladados a otros centros de la Comunidad.

Lo dramático del caso es que esta decisión genera una nueva recesión económica en las familias que ven reducidos sus ingresos, además está provocado por el mismísimo Gobierno de la Comunidad de Madrid, que cuando saca a concurso el pliego de condiciones no protege mantener el poder adquisitivo de los trabajadores/as.

Es decir, argumentan que la privatización produce un ahorro pero no dicen sobre las espaldas de quienes recae esa brutal reducción de salarios. Con medidas como estas, impulsadas desde la administración pública madrileña, es imposible salir de la crisis.

1 comentario:

Anónimo dijo...

España puede ser un solar con denominación de origen, en los dos años que nos queda de legislatura.
- El banco malo, un apaño para los grandes inversores-especuladores internacionales y no internacionales.
- Grandes empresas extranjeras instaladas en España desde hace décadas, con grandes ayudas estatales, se marchan o se venden a precios de saldo “sin comentarios”…
- La sanidad va por el mismo camino.
- La enseñanza hay que desmontarla, porque interesa, que cuanto menos sepa la gente, menor será el número de jóvenes que tendrán que irse del país y mayor será el número de feligreses que acudirán a que algún santo o virgen favorito, les haga el milagro, para ocuparse con el menor esfuerzo posible, achacando a la mala suerte.
- Un país es inversamente proporcional al número de curritos sin cualificación profesional o académica a su desarrollo. Lo traemos mamao, y podemos seguir…
- El informe como país corrupto, ya no escandaliza a nadie, para que va a importar, si todos somos unos corruptos en potencia. A rio revuelto ganancia de pescadores.
- No sé qué tiene que pasar para parar esta demolición.
- *
- EL PONTON DE LA OLIVA