sábado, 7 de diciembre de 2013

No son concertinas, son cuchillas

Conforme va avanzando la legislatura cada vez quedan en evidencia más ministros del Gobierno de Mariano Rajoy. El último en exhibirse ha sido el ministro del Interior Jorge Fernández Díaz.

Entre manos tiene la nueva ley de Seguridad Ciudadana, que ya veremos qué consecuencias nos va a traer a la sociedad española. Pero, lo más inmediato y precisamente porque yo no formo parte de esa sociedad española que él dice que apoyamos la instalación de las famosas concertinas (cuchillas cortantes) quiero hacer público que pido que este sistema disuasorio sea desmontado inmediatamente de las vallas de Ceuta y Melilla.

Un Estado de Derecho consolidado como es España no puede permitir que la única manera de impedir que las personas que huyen del hambre sea implantar métodos que desgarren parte del cuerpo de los que deciden exponerse a saltar la valla.
Es vergonzoso que un ministro que se le supone cierta capacidad formativa para desempeñar su cargo se despache con esta afirmación:
 “Fernández Díaz ha definido las concertinas como un instrumento "disuasorio, pasivo y no agresivo" y las ha contrastado, por ejemplo, con la utilización de perros de presa o la colocación de campos de minas en las fronteras”.

No contento con la irresponsabilidad anterior el ministro del Partido Popular dice: “que él no tiene obligación de buscar una alternativa a las concertinas y que, en todo caso, tendrán que hacerlo los que se han mostrado en contra de su utilización”.
Es decir, que yo, que me declaro en contra de las cuchillas, soy el encargado de buscar la solución y él se lleva el sueldo sin tener que calentarse la cabeza.

Es indiscutible que Fernández Díaz no es la persona más idónea para dirigir el Ministerio del Interior. Este hombre es uno más del catálogo calamitoso que configura el Gobierno de España.

Sólo os pido que en el siguiente enlace, comprobéis si lo que dice sobre el sistema instalado es un método “pasivo y no agresivo”.


No hay comentarios: