viernes, 27 de septiembre de 2013

Hay que pagar a las comunidades

Analizamos los casos de deudas que tienen contraídas las administraciones públicas con las comunidades de Vecinos. En concreto, la Comunidad de Madrid. Aunque es posible que en otras Comunidades y por otros asuntos también exista el conflicto.

Para situarnos en la escena de lo sucedido, debemos remontarnos a los años 60 y 70 del siglo pasado. Una gran emigración interior de los pueblos de España, cuya población se traslada a las grandes ciudades y su periferia. Por tanto, hay un boom urbanístico para atender la demanda de familias que se tienen que instalar. En aquella época se hacían los bloques de viviendas y después cuando tocaba se hacían las calles y aceras, con lo que llevaba tener que soportar barro y polvo. Además, se hacían pisos de hasta cinco alturas en la periferia de Madrid, y en el caso que nos ocupa Getafe, sin ascensor.
Pisos que en su gran mayoría eran comprados por familias jóvenes cuyo estado físico no era obstáculo para poder subir a las plantas altas.

Han pasado muchos años y gran cantidad de familias de aquella época ha cumplido años y su paso ha dejado huella en su fortaleza. Es entonces, cuando ante las dificultades de movilidad las administraciones públicas toman conciencia y proyectan ayudas para que las comunidades de Vecinos puedan instalar ascensores en las viviendas que carecen de ellos.

Así, la Comunidad de Madrid, gobernada por el Partido Popular, confecciona el decreto Ley, que permite a las comunidades solicitar la ayuda correspondiente hasta 50.000 euros por ascensor. Los afectados necesitan este elemento para sus vidas y deciden instalarlo. Adelantan el dinero a la empresa instaladora y confían en la parte que puedan recuperar cuando llegue la ayuda concedida.

El problema surge cuando pasan los años, la Comunidad de Madrid no hace el abono, y además, el Gobierno de Ignacio González (PP) instauró una normativa en 2012 en la que se recoge su intención de reducir las ayudas de un máximo de 50.000 a 15.000 euros por instalación, con el agravante de pretender que su aplicación tenga carácter retroactivo –lo que afectaría a aquellas comunidades que ya tengan la ayuda concedida, pero que aún no la hayan cobrado– lo cual, además de asfixiar aún más a la ciudadanía, es ilegal y contrario a la Constitución Española.  


Por todo ello, tanto el Partido Socialista en la Asamblea de Madrid, como los Socialistas de Getafe, están informando a los afectados de los derechos que les ampara la Ley.
Al mismo tiempo, el PSOE local ha presentado una proposición al Pleno del Ayuntamiento solicitando al Gobierno Municipal (PP) que tome cartas en el asunto y defienda los intereses de los vecinos de Getafe. "Los Socialistas de Getafe instan a la Comunidad de Madrid a que abone de forma urgente las ayudas a la instalación de ascensores que se adeudan a las comunidades de propietarios".

Cuando las administraciones públicas constituyen fondos especiales para pagar las deudas de los proveedores, no pueden dejar en el cajón del olvido las deudas que tienen contraídas con las familias. Máxime cuando estamos hablando de personas jubiladas con pensiones reducidas.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Hay que priorizar las ayudas y subvenciones y dar las que se puedan soportar en relación con los ingresos.
No se trata de subvencionar a las familias sino a los propietarios de viviendas. Porqué tengo que pagar la instalación de un ascensor a un señor que tenga dos, tres o más viviendas o más ingresos que yo?.
Si verdaderamente una persona no puede pagar la instalación, que se le pague la totalidad o se estudie la manera de ayudarle a obtener una vivienda baja o con ascensor, que con tanto mangoneo como se ha tenido con la "vivienda social", da para ello, pero no se puede generalizar las ayudas, porque no discrimina entre los que la necesitan y los que no.
En fin, la cuestión es que si papá Estado, Comunidad o Ayuntamiento tiene que cubrir todas las necesidades, entonces es mejor abolir la propiedad privada y que sea todo "social"

ANTONIO LOPEZ MEGIA dijo...

Por favor, un poco más de claridad en los comentarios, para que sepamos lo que se quiere exponer o criticar. Parece claro que si una institución aprueba(Por que está de acuerdo y lo ve conveniente) una subvención, a mi modo de ver muy justificada por la exposición del articulo del Sr. Pulido, es por que lo ha contemplado en sus presupuiestos anuales, y debe pagar en el plazo convenido, si no, está estafando a las comunidades que confiaron en esa subvención y es claramente ilegal cambiar la ley con efecto retroactivo para no pagar.¿Donde fue a parar ese dinero presupuestado?, lo demás es gana de confundir al personal, que al parecer es lo que se lleva.

Anónimo dijo...

Trataré de ser más claro: estoy absolutamente en contra de la cultura de la subvención y en particular de ésta, por las razones que repetiré:
La subvención va destinada a propietarios de viviendas, no a personas o familias, por lo que se puede estar subvencionando con dinero público a personas que tengan gran capacidad económica, que tengan más de una vivienda e incluso sean rentistas (viven de los alquileres que reciben por las viviendas arrendadas de su propiedad).
Si se quiere ayudar a personas que no tienen capacidad económica para instalar un ascensor se debería hacer un estudio sobre los ingresos de esas personas o facilitarles una vivienda baja o con ascensor desde un programa social de Ayuntamiento, que ha manejado la gestión de cientos de viviendas desde la EMSuelo.
Por tanto, si una persona compró una vivienda sin ascensor y ahora quiere ponerlo, me parece estupendo, llama a una empresa instaladora y acuerda el precio con ella y lo instala, sin necesidad de que haya un pringao como yo, que no tengo ni para acceder a la propiedad de una vivienda, y le coticé su cuota parte.
En cuanto al compromiso de la Comunidad, pués como cualquier obligación de la Administración o particular que se incumple, se acude a los tribunales de justicia, que para eso los tenemos. Ah, y además, se pueden pedir indemnización por la demora en el pago.
Saludos socialistas

Anónimo dijo...

Esto está muy mal, pero igual los ladrilleros, que durante 30 años se han hecho de oro, pueden echar una manita para lo de los ascensores, pues sois gente solidaria.