viernes, 23 de agosto de 2013

¿Será una premonición?

Razones personales hacen que estos días muy calurosos los esté pasando en el interior de Andalucía. La provincia de Jaén, lamentablemente es mencionada por sus altas temperaturas. Hay que esperar a la entrada de la noche para poder disfrutar de sus calles y plazas.

Así, en el municipio de Martos donde resido, aprovecho la celebración de su Feria para tomar un refrigerio nocturno. Dentro de la celebración, ha habido dos días bien diferenciados: el 21, día del encendido del ferial, hubo una alta participación vecinal que a los foráneos del lugar nos sorprende. Luego ya el 22, los ánimos se relajan, hay que hacer cálculos económicos y la salida es más moderada. Aún así, las noches andaluzas en estos días son muy animadas.

Pero no todo son festejos. La provincia de Jaén al carecer de costa no tiene la actividad veraniega que genera el turismo de playa. Por tanto, padece un alto índice de paro que ni la estacionalidad del verano ayuda a rebajar. Entre los más afectados están los jóvenes cuyo número de parados supera el 50%. Y, de la provincia sale el mayor número de personas que se desplazan a la recolección de la vendimia francesa.

La reactivación económica de la provincia pasa por la transformación industrial de la materia prima del olivar. Para ello, se necesitan empresas que se dediquen al desarrollo del I+D+i. Jaén y su provincia se tiene que convertir en una comarca industrial por obligación. El Gobierno de Andalucía, debe pensar y desarrollar un equilibrio territorial que compense turismo de sol y playa con desarrollo industrial del interior. Desde esa perspectiva, implantadas empresas punteras en investigación, más sus empresas auxiliares, creando empleo fijo, se puede reactivar la otra parte esencial que complementa la actividad laboral, la construcción de viviendas. Sin cerrar ese círculo, aunque el cuerpo te pida algo de fiesta ocasional, la realidad se impone y se muestra en las casetas de los partidos políticos. 




No hay comentarios: