jueves, 1 de agosto de 2013

1 de agosto. Fin de la cita

Por fin, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha ofrecido su versión del caso Bárcenas. Con lo que le ha costado pronunciar su nombre, en esta ocasión a los 3 minutos de comparecencia afirmaba que iba a contar la relación que el PP y él personalmente han tenido con su extesorero.

En un arrebato calculado de sinceridad, reconoce que se equivocó al mantener su confianza y por ello, su defensa de alguien que no la merecía. Declara que cometió un error al creer en un falso inocente.

Otra afirmación que le puede traer graves consecuencias en el futuro es cuando dice: "En el PP ni se ha llevado una doble contabilidad, ni se oculta ningún delito. Reconoce que sí se han pagado en el PP, retribuciones complementarias por razón del cargo. Además, es de justicia, se ha pagado en blanco y luego cada uno tiene la responsabilidad de declarar esos ingresos extras ante el ministerio de Hacienda".

Referido a este apartado le responde el Sr. Rubalcaba.

Ante el enrocamiento del Sr. Rajoy, en torno a los sobresueldos y a la firme decisión de esperar hasta que sea la justicia quien resuelva si hubo contabilidad B, dentro del Partido Popular, otra de las intervenciones más gráficas de lo sucedido la expone el Sr. Cayo Lara:

Un día, la familia (PP) contrató a un gerente al que explicaron las reglas de funcionamiento y que aprendió a distribuir los ingresos que recibía en "tres montoncitos", uno para la familia, otro para miembros destacados de la familia y el tercero para él mismo. "Pero tuvo un problema, y es que su montoncito fue demasiado grande", en referencia a las cuentas de Bárcenas en Suiza con millones de euros.

Siguiendo con la comparación con el PP, la familia primero defendió a su gerente siguiendo las reglas establecidas, pero cambió de postura cuando el propio gerente vulneró la regla del silencio.

"Entonces la familia le quitó la protección. A partir de ahí la familia tiene un interés determinado y es que la justicia no la enjuicie y sólo enjuicie al gerente, que es la oveja descarriada".

Ante la petición de dimisión que le han pedido, el Sr. Rajoy, ha sido tajante, ¡No voy a dimitir!

Está claro que en las Cortes, la mayoría absoluta del PP, le protege. Tendremos que esperar al veredicto de la justicia para valorar el desenlace final de este caso.

3 comentarios:

el moli de getafe dijo...

Ni Flick, ni Flock.

Y cambien ustedes "Pinochet" por "Faisán" y parecerá que es "Antoñito" Hernández Mancha en vez de Rubalcaba.

Para estas cosas no hay mejor maestro que aquel "Isidoro" de nuestras infancias.

Anónimo dijo...

Me gustaría, que ese y tu más
Tuviera algún argumento
Y se ajustara al momento
A juzgar por los demás
Para no incurrir jamás
Utilizando el ventilador,
Porque es muy desalentador
Usar esta martingala
La comparación es mala
Si el dolido es azuzador.
*
EL PONTON DE LA OLIVA

Antonio Pulido Ruiz dijo...

El moli siempre enrversado. No se sabe si va o viene. Cuando todo es mas sencillo: Mariano, no convence a los españoles.