sábado, 6 de julio de 2013

Riña getafense

Los ecos del debate del último Pleno celebrado en la Corporación de Getafe, todavía están produciendo reproches mutuos de culpabilidad y acusación de intereses ocultos entre los dos partidos mayoritarios. PP y PSOE, se enfrentan por el urbanismo y diseño del futuro de la ciudad.

Este último jueves, los medios locales y la radio que emite por Internet, llevan en su portada y abren la parrilla radiofónica del programa “Revista de prensa” con sendos análisis y comentarios sobre las actuaciones previstas y planificadas por el Gobierno de Juan Soler (PP). Además, las respectivas notas de prensa muestran el posicionamiento de los grupos políticos.

Desde la experiencia vivida, puedo decir y digo, que el urbanismo y las recalificaciones de suelo, son malos compañeros de viaje para los gestores políticos de cualquier ciudad. Por ello, cuando el Gobierno de Getafe, dispone modificar la edificabilidad del centro de la ciudad utilizando una vía rápida (Plan Especial) justificando la necesidad, para construir un Centro de Artes Escénicas subvencionado por Europa, se olvida que la decisión final, la toma el Pleno de la Corporación. Y, así, por acuerdo de la mayoría, se rechaza el proyecto popular que llevaba implícito poder construir edificios de siete plantas voladizas en plena calle Madrid, permitiendo que otros solares anejos también se desarrollen en la misma proporcionalidad.

Esta es la base que pone de acuerdo a toda la oposición de Getafe. Y, lo que hace que el Partido Popular, arremeta contra los opositores acusándoles de otros intereses urbanísticos, como el hecho de que el solar del antiguo teatro Madrid, tenga la calificación de residencial y no de cultural como debiera ser, por la actividad allí realizada desde muchos años atrás.

Llegados a este punto, obviando otras operaciones urbanísticas de sectorización de millones de metros, quiero dejar mi opinión sobre el diseño de la almendra central de Getafe. El edificio proyectado para el Centro de las Artes, es "antiestético" y rompe todavía más la asimetría urbanística de la calle Madrid. Considero y defiendo a ultranza el desarrollo de espacios culturales porque entiendo que una ciudad con cultura, es una ciudad con futuro. Es más, un pueblo culto, está protegido contra los cantos de sirenas de sus representantes políticos, cuando prometen a sabiendas de que no van a cumplir.

Por ello, considero oportuno retomar el proyecto, consensuarlo con el resto de fuerzas políticas, corregir todo aquello que sea necesario para el interés general de los ciudadanos/as de Getafe, y aprovechar todas las ayudas que vengan desde fuera para impulsar en este caso, la cultura de Getafe. Si no se hace así, por más culpas recíprocas que se hagan los responsables políticos y por más puestas en escena de lo realizado hasta hoy, el pueblo de Getafe no gana, y sí algunos intereses particulares ¡Maldito ladrillo que todo lo contamina!

2 comentarios:

el moli de getafe dijo...

"¡ Este nuevo teatro es mío o no es de nadie !", que van diciendo.

Antonio Pulido Ruiz dijo...

Aclara eso Moli.