viernes, 21 de junio de 2013

Retrato de una ciudad: Getafe

Varios e importantes acontecimientos surgidos en nuestra ciudad, me llevan a reflexionar hoy sobre cómo se desarrollan y la percepción que tenemos los ciudadanos/as. Del perfil presentado voy a excluir datos, cifras y porcentajes. Hablaré de sentimientos, que no por conocidos son indiferentes.

La ciudad de Getafe, celebra estos días el décimo aniversario ininterrumpido de su club de futbol en primera división. Su presidente Ángel Torres, está abierto a escuchar ofertas de posible compra.

Esta ciudad, industrial por excelencia al sur de la Comunidad de Madrid, hoy tiene sus polígonos industriales con muy poca actividad. La crisis ha dejado muy profunda huella y lo que antes era una odisea para entrar en la ciudad a la hora de la salida de las industrias y talleres, hoy ha desaparecido.
Consecuencia de lo anterior sumado al parón de la construcción, Getafe tienen censados 17.000 parados.

Es a partir de esta realidad cuando la sociedad empieza a mirar a los grupos políticos. Primero a los locales por su proximidad, luego a los autonómicos y finalmente a los nacionales. Se espera de ellos el aporte de soluciones que ayuden a paliar el drama del paro.
Así Getafe, después de ser gobernada durante 30 años por gobiernos progresistas, en 2011, la sociedad otorga la mayoría del voto al Partido Popular.

Incluso siendo cierto que los últimos años PSOE-IU, dejan muestras de desconexión social, y el paro estaba creciendo, la llegada a la alcaldía de Juan Soler del Partido Popular, tampoco frena la caída del empleo y sí, aplica su diseño de Gobierno con claros y oscuros en su gestión bianual.
Desde el principio decide dejar su impronta de su paso por la ciudad aplicando aspectos decorativos que marquen la diferencia con el pasado más inmediato, sobre todo en el centro de la ciudad.
En cultura también se valora un cambio positivo. El deporte, la propia inercia de los colectivos que lo practican lo mantienen en buen nivel. En área social se crea la Comisión de Desahucios. La limpieza, sobre todo en barrios más alejados del centro preocupa a sus habitantes. Así, se podía seguir con más apartados.

Pero, donde fracasa rotundamente el alcalde Soler, es en la conexión con la mayoría ciudadana. La vertebración social que durante los años pasados de gobierno progresista se había implantado en Getafe, a Juan Soler, no le vale. Esto, ya lo veníamos percibiendo pero ha sido recientemente en sesión plenaria cuando afirma: “no creo en las asociaciones, creo en las personas”.
Esta declaración a nadie que forme parte de colectivos, y hay bastantes, ha dejado indiferente. Y, si el alcalde en su pensamiento tenía a las asociaciones sociales, una generalidad de este tipo, también lo aplica y afecta directamente a las dos asociaciones empresariales de pymes y autónomos que están reconocidas por sus méritos propios en nuestra ciudad: Asociación de Jóvenes Emprendedores AJE y Agrupación Comerciantes y Empresarios de Getafe ACOEG.

Cuando finalmente se convoca “La Mesa por el Empleo” para el próximo día 25 y los colectivos que tienen la obligación de asistir tienen en su memoria que: “personas sí, asociaciones no” acometer medidas de grupo que lleven a buscar salidas para los 17.000 parados se hace bastante difícil como punto de partida. Máxime, cuando está sobre la mesa los siete despidos, dos de ellos delegados sindicales de UGT, de la empresa municipal Getafe Iniciativas GISA.

4 comentarios:

el moli de getafe dijo...

No, esto no es Alcorcon.

Aquí "El Pitufo" dejó las cuentas más apañadas : sí, como en casi todos lados, algo de déficit y deuda, pero también un par de cosas pendientes del cobro que sumaban bastante.

¿ Lo característico ?

Los muchos amigos de nuestro anterior alcalde.

De ahí los lloros de todos aquellos a los que ha dejado huérfanos la derrota "progre" :

"¡ El Soler no nos quiere !".

el moli de getafe dijo...

Un apunte :

En lo anterior, cambio "amigos" por "amiguísmos" y me queda el comentario más propio.

Anónimo dijo...

Cuando la política es el problema en lugar de ser parte de la solución, nos preguntamos, ¿a quién sirven los políticos?, ya sabemos que se sirven a sí mismo y si pueden perpetuarse mucho mejor, puesto que la mayoría no tienen oficio donde ganarse el sustento, fuera de la política, por tanto es demencial pensar que en tales circunstancias les podamos exigir solucionar o mejor dicho, proponer soluciones. Estamos de acuerdo que la función pública no funciona como debería para los salarios que tienen, ha sido un nido de ocupas, para acallar voceros y alimentar estómagos, que luego en su mayoría no son ni agradecidos. Esto no tiene ni pies ni cabeza, ni nadie que ponga algo de cordura en el entramado del politiqueo.
No tenemos una línea de actuación, no sabemos lo que queremos, bueno tampoco es eso, si lo sabemos, pero la vaca no tiene tanta leche para alimentar a tanto vividor.
Las administraciones más cercanas a los ciudadanos, deben cambiar en todas las direcciones cardinales, deben ser ejemplares y proponiendo soluciones para los desempleados, con objetivos claros de actuación y con una línea inequívoca de política económica y productiva, capaz de estudiar todos los casos posibles de fracaso en las industrias medianas y pequeñas.
¿Qué mejor que este tipo de servicio a prestar a la sociedad? Si no les ayudamos a ganarse el sustento, a que les podemos ayudar. Debemos tener claro a que nos podemos dedicar desde nuestra perspectiva de zona, encauzar esas energías y dejarnos de tanta demagogia barata, entre dimes y diretes. Trabajemos en esa dirección, si hay alguien que quiera empujar el carro de la solidaridad, el camino lo tiene libre.
EL PONTON DE LA OLIVA

Antonio Pulido Ruiz dijo...

Aporte de ideas que se deben tener en cuenta. Gracias, por la reflexión expuesta.