miércoles, 3 de abril de 2013

La realeza imputada

Sí, sí, ya sé que no todas las imputaciones son iguales. Quiero decir, que en el mundo de la política estamos acostumbrados a pedir la dimisión de los cargos públicos que llegan dentro de los procesos judiciales al estado de imputados. Otra cosa distinta es que la presenten.

Esa actitud se mantiene debido al hecho en sí, de que estar imputado no quiere decir que pases a ser procesado. Esto, ha quedado claramente demostrado con el proceso judicial abierto sobre el “caso Nóos”. Por tanto, hemos aprendido que la asimilación de imputado/da lo que hace es proteger al afectado/da para que pueda aportar las pruebas necesarias que demuestre su inocencia. Con lo cual, a partir de ahora debemos mantener la misma regla de medir para todas las personas afectadas.

Ahora bien, respetando lo anterior, la estética de la ética social cuando la persona imputada es la hija del Jefe del Estado, se entra en una situación un harto difícil de digerir. Como es embarazoso procesar que su Majestad el Rey, recibe una excelente herencia de su progenitor y que la cuantía se encuentra en Suiza. Desconociendo los españoles si nuestro Jefe del Estado, paga religiosamente los impuestos que le corresponden. Igual que ignoramos la fortuna real que su Majestad después de los años de servicio al Estado tiene acumulada.

Esta agrupación de cosas detectadas en un cargo elegido por sufragio universal de los españoles, nos haría valorar si la claridad y transparencia que ofrece a la sociedad que le paga, merece la confianza para continuar en el cargo para el que ha sido designado.
En la configuración actual del Estado español, una Monarquía parlamentaria hereditaria nos encontramos ante un hecho muy complicado de solucionar.

Ante esta realidad, hay dos salidas: Clarificación total y absoluta de todas las propiedades y fortuna del Rey y su familia, incluida la liquidación correspondiente al ministerio de Hacienda, o la ruptura de la definición: La forma política del Estado español es la Monarquía parlamentaria.

La concatenación de hechos sucedidos de muy diversa índole, no permiten al Estado de Derecho español aceptar un maquillado de imagen del Jefe del Estado y pasar a la página siguiente.

2 comentarios:

el moli de getafe dijo...

Como aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, y asi vamos y salvamos a todos esos amigos y compañeros que rodean a "el bueno de Tomás, el de Parla".

Y ya de paso un "¡ Viva la Republica !", que siempre queda "muy in".

Pues otros, que tiene que haber gente pa to, somos mucho mas del "¡ Viva el Rey, manque pierda, y que también vivan bien las infantas y sus consortes !".

Dirán ahora que soy un clasista, pero prefiero que me sise la hija y el yerno de Su Majestad a que lo haga el compañero conductor del compañero director general encargado de repartir entre los compañeros las subvenciones de los EREs.

Anónimo dijo...

EL BUFON
*
Cuando el Molí saca pecho
De una realeza acabada
Debe ser por denostada
Que no cabe mucho trecho
Porque con este deshecho
No caven las desviaciones,
Son demasiados histriones
En este circo mediático
Cuyo número acrobático
Ofrece preocupaciones.
*
EL PONTON DE LA OLIVA