martes, 12 de marzo de 2013

Aquí en apariencia no pasa nada

Ayer fue un día expectante para los medios de comunicación. Los dos grandes partidos de España, PP y PSOE, reunían a sus direcciones respectivas para tratar los últimos acontecimientos internos que se habían dado en las dos formaciones políticas.

El Partido Popular en un desayuno dedicado a María Dolores de Cospedal, cerrando filas con la secretaria general por todo el proceso que ha llevado sobre el asunto Bárcenas. Por mucho que se empeñe Mariano Rajoy, la sociedad no olvida “el despido en diferido”. Además, conocedores del funcionamiento interno del PP, aseguraban que el 50% de los asistentes, no mantienen buena relación con la señora de Cospedal. Pero, como Rajoy dice que es un ejemplo a seguir, pues silencio y punto. También Mariano, en su día había puesto como ejemplos donde mirarse a Jaume Matas y Francisco Camps. Luego el tiempo y la historia han dicho todo lo contrario.

Para el Partido Socialista Obrero Español, no ha sido una semana de rosas. El PSC, mantiene ese lenguaje ambivalente que no se sabe si va o viene con respecto al PSOE. El PSG, apuesta por la libertad de elección y consulta a sus militantes cuestiones internas relacionadas con la elección de cargos orgánicos. Cosa ésta, que ha sido decepcionante por la pequeña participación de los llamados a las urnas con derecho a voto. Y, finalmente, la estrella ha sido la moción de censura en el Ayuntamiento de Ponferrada. Primero se apoya y luego se desautoriza hasta conseguir que el PSOE, no tenga grupo de concejales en el Ayuntamiento. Oscar López, organizador de por su cargo de todo el proceso, entona su culpabilidad, pone su cargo a disposición del Partido y es refrendado en su cargo de secretario de organización por el resto de sus compañeros/as de la dirección.

Es decir, valoramos que después de todo el tumulto mediático por los sucesos acaecidos, se cierra filas con los protagonistas directos y “aquí no pasa nada”.

Eso, aunque parezca que el devenir diario de la sociedad lo olvida, en los difíciles momentos que vivimos no es tarea fácil de conseguir. Es más, cambiando impresiones sobre lo sucedido a uno y otro, se llega a la conclusión de que las direcciones de los partidos consideran a la sociedad "una pléyade de necios". Y no hay nada más lejos de la realidad. Dentro del debate social, nos preguntamos si en estos momentos hubiera elecciones generales, cómo quedaría la configuración del parlamento después del resultado. Sería posible configurar un Gobierno estable?

1 comentario:

el moli de getafe dijo...

También hay algunos que vemos todo esto como el cumplimiento de un viejo sueño.

Precisamente somos los que mandaríamos ya a casa a esa "mitad de los asistentes" que se distancian de "la Cospedal".