domingo, 13 de enero de 2013

De abajo hacia arriba

Si quitamos la paja de lo que ha podido acontecer en el último Comité Federal del PSOE, el grano que nos encontramos tiene buen aspecto. “Ganarse el futuro” no es tarea baladí para un partido político en los tiempos que corren.

El hecho de reconocer y declarar:
"Hoy comienza una nueva etapa en la vida del Partido Socialista. Hoy es un día muy importante para nosotros porque vamos a tratar de salir al reencuentro con los ciudadanos para elaborar un nuevo proyecto político, una alternativa a las políticas que está desarrollando la derecha. Y lo vamos a hacer de una forma nueva en nuestro partido. No vamos a hacer una conferencia política al uso, sino que vamos a discutir un documento que vamos a elaborar a partir del diálogo con el conjunto de los ciudadanos. Es una forma nueva de hacer las cosas en nuestro partido. Vamos a tratar de llegar a un millón de ciudadanos que sienten como nosotros, que piensan como nosotros, que tienen las mismas ideas de justicia y de solidaridad que tenemos nosotros", ha dicho el secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba.

Ahora bien, entiendo que este principio deber ser la hoja de ruta que desde el menor de los municipios a la mayor de la ciudades, los/as socialistas debemos empezar a trabajar para recoger la inquietud de la ciudadanía y configurar el documento que nos acerque a la realidad social que hoy vive España.
Con independencia del documento final que salga de la dirección federal del Partido, la diversidad plural de la sociedad y los pueblos de España aconseja que cada una de las agrupaciones tenga su guión preparado para ser incluido en el crisol general del Partido Socialista Obrero Español.

En definitiva, “Ganarse el futuro” pasa por recoger ideas y sugerencias de la ciudadanía, sin olvidarnos de la necesaria proyección de equipos de trabajo que inspiren confianza en el electorado, que al final, será quien nos apoye para “Ganar un futuro mejor para todos”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Amigo Antonio, está muy bien el planteamiento haciéndote eco de lo que está tramando el Partido, y yo me hago varias preguntas por lo escéptico que me pongo.
Cuando un partido, digo sus dirigentes tienen que preguntar a las bases y simpatizantes para hacer las reformas y como hacerlas, algo malo se cuece en el puchero.
UNA, los lideres tienen que pensar ( NO DECIR ) algo hemos debido hacer mal o lo estamos haciendo, cuando no somos capaces de dar ideas por donde queremos ir y nos tengas que ayudar las bases.
DOS, dar ideas, ¿para qué? ¿para entretener al personal? Y luego refundar todas las ideas en unos panfletos incapaces de ser digeridos por las bases. Me pregunto, ¿Cómo se puede escribir tanto, para decir tampocas cosas claras, menos aún, concretas, legibles, entendibles para los que piden el voto, sin pedir disculpas por los errores del pasado.
TRES , esto es un brindis al sol, no van a cambiar, pretender lavar la fachada con la mancha dentro, tiempo al tiempo. Están atrapados en el pasado, anclados para el futuro y pegados al sillón.
Si todo el manifiesto junto lo procesaran personas preparadas, con la misma ideología y sin militancia, estaríamos pensando que saldrían a la luz las verdaderas ideas y necesidades para cambiar la sociedad, pero cuando lo hacen las propias gentes del partido, me parece una broma de mal gusto. No conozco a ningún tonto que tire piedras a su tejado.
Esto es lo mismo que cambiar de escaparate pero no la calidad de la mercancía. El giro de 180º que tenemos que dar para ser creíbles, con un programa serio y que se pueda cumplir sobre el 90%.
La sociedad ya no se fía, se la ha engañado y maltratado durante años, no hemos estado a la altura de las circunstancias. Los poderes facticos han podido más que las ideas y eso la sociedad no se olvida tan fácil. Hemos entrado a competir con el capitalismo puro y duro y así nos crece el pelo. Ahora a ver quien le pone el cascabel al tigre.
CUARTA, para que seguir…
*
EL PONTON DE LA OLIVA