martes, 20 de noviembre de 2012

Primer aniversario

Maldigo la escuela de aprendizaje que nos hace asimilar conceptos a base de fracasos de la vida. Así me siento cuando valoro el año de Gobierno que preside Mariano Rajoy. La esperanza despertada el 20-N de 2011, ha quedado diluida, y sólo nos queda la fe.

El Partido Popular, igual que CiU, han fracasado en sus políticas económicas de convergencia social. Han aplicado una serie de medidas que hace que la Sanidad hoy cuente con menos médicos, la Educación con menos maestros, que servicios como la Dependencia esté en vías de extinción, el Copago en las medicinas, la subida del IVA, la Reforma laboral, una amnistía Fiscal que no ha servido para nada, la creación de una Banco malo, un decreto Ley sobre desahucios muy tibio, una Justicia mucho más cara, y finalmente la decisión de crear la tarjeta de residencia para extranjeros que compren un piso de más de 160.000 euros. Eso sí, estos últimos tienen que hacerse un seguro sanitario privado si quieren el certificado de residente. Negocio a la vista.

Mientras que durante este año ha ido poniéndose en marcha todo lo anterior, en España nos acercamos a los seis millones de parados que nos han llevado a realizar dos huelgas generales e infinidad de manifestaciones callejeras. La famosa prima de riesgo no baja y la economía no se reactiva. Mariano Rajoy, nos pide fe, la confianza la hemos perdido.

Decía al principio que la política económica del PP y CiU, eran lo mismo. Y, es que la campaña electoral catalana esta poniendo sobre la mesa la realidad que vive Cataluña y que, Artur Mas, ha querido desdibujar. Por ella, conocemos que en Cataluña se aplica una Educación segregacionista, que el fracaso escolar está por encima de la media española y que la medidas antisociales que Rajoy, ha implantado en España, previamente Mas, ha sido su guía espiritual al aplicarlas en Cataluña.

En el encuentro bilateral entre España y Brasil, queda reflejado lo antagónico de sus políticas. El milagro de Brasil, tiene una base que nada tiene que ver con el predicamento de Rajoy cuando dice: "Las medidas que estamos tomando hacen daño a mucha gente, son difíciles de explicar, de comprender. Pero son absolutamente imprescindibles para crear riqueza y bienestar".
Sin embargo, la presidenta de la República Federativa de Brasil, Dilma Rousseff, dijo:la confianza no se construye solamente con sacrificios". Las recetas que se están aplicando en Europa llevan a una recesión brutal".

Milagro, ahora les pedimos a los gobiernos latinoamericanos que sus empresas vengan a invertir en España.

1 comentario:

Anónimo dijo...

LA VERGÜENZA ESPAÑOLA
*
Seis millones de parados
Sin previsión de futuro
Esto se pone muy duro
Con tantos desamparados.
En los colegios de España
Hay niños pobres que comen
El almuerzo del colegio
Siendo su único alimento
Veinticuatro horas al día
Sin ningún otro sustento,
Esto sí que tiene duelo
En la Europa desalmada
Del estado de bienestar
Lo que quisimos conquistar
Con políticos audaces
Que hicieron bien las paces
Arruinándonos la Patria.
¿Quién aguanta la patraña
con la iglesia que tenemos
cobrando hasta la esperanza?

*
EL PONTON DE LA OLIVA