domingo, 17 de junio de 2012

Sentimientos encarados

Tengo en mis manos el último libro de Almudena Grandes, EL LECTOR DE JULIO VERNE. Es un libro cuya historia real te engancha de tal manera, que cada página te incita a la lectura de la siguiente. La historia de sus protagonistas ubicada en la Sierra Sur, de Jaén, es la crónica de la vida de la posguerra de España.

Afortunadamente, la imagen que retrata de la Guardia Civil de la época ya es historia. Para alguien que ha nacido y criado en Martos, determinados episodios descritos, a pesar del tiempo, recuerdo comentarios inconexos de los acontecimientos relatados por antepasados familiares. Siempre escuché que mi abuelo materno no acudió a la convocatoria festiva donde se exhibía el cadáver de Crispín el compañero de Cencerro.
En definitiva, la lectura de la historia me atrae de manera especial. Por ello, determinadas escenas y ensalzamientos reflejados hacía tiempo que ya no apreciábamos en los últimos 25 años del siglo XX y así continuamos en el XXI.


Parece ser que la alcaldesa y la presidenta, no han sido las únicas personas civiles que han solicitado rendir homenaje. Así, hombres y mujeres de diversos ámbitos sociales contrajeron el compromiso de defender a España.

Respetando la simbología del acto, a estas alturas de la vida entiendo que España, no recibe amenazas de ningún país. Por tanto, no entiendo la profundidad que se pueda extraer de lo acontecido. El problema de España y de los españoles es la inmensa recesión económica, la falta de trabajo, la reducción de los servicios públicos de calidad, la exigua ayuda a familias necesitadas y tantas otras necesidades que hacen que aumente el nivel de pobreza en nuestro país.

Una anécdota: ante la situación descrita, este fin de semana, el tema preocupante de la realidad social que vivimos lo debaten en la emisora COPE. El mensaje que se lanza es que, gracias a la CARIDAD de la sociedad las consecuencias del drama no son mayores.
Un Estado de Derecho del siglo XXI más que  la CARIDAD tiene que ejercer la SOLIDARIDAD.

No hay comentarios: