domingo, 4 de diciembre de 2011

No es tarde si la acción es buena

La ciudad de Pontevedra ha sido elegida por Mariano Rajoy para presentar las primeras reflexiones sobre la situación que vivimos en España. Y, claro después de hacer un trabajo de oposición que le conduce a presidir con mayoría absoluta el próximo Gobierno, ahora cuando tiene la responsabilidad de gobernar, reconoce que no todo se ajusta a lo que decía su grupo en la oposición.

Así, ha insistido en que la salida de la crisis "no es tarea de un solo Gobierno, sino de toda la nación" y que las cosas "no van a ser fáciles".

Esto, era lo que le pedía el presidente en funciones Rodríguez Zapatero, siempre le reprochaba que criticara más y más, sin presentar alternativa de apoyo para que la “nación” pudiera encontrar la salida a la crisis.

Crisis que, ahora sí aprecia que no es solamente española: igual que la situación es difícil para España, también "están las cosas complicadas" para los otros países de la UE, afirma Rajoy.

Por ello, dice: "Vamos a intentar hablar con todo el mundo, pero también tenemos que ser rápidos y ágiles en todas las decisiones que tomemos". Es decir, solicitar la colaboración de agentes sociales y resto de partidos políticos.

Mariano Rajoy, ha asegurado que está "a favor de controlar el gasto" para "no vivir por encima de nuestras posibilidades", ya que nadie puede gastar lo que no tiene.

Interesante afirmación que me lleva a plantearle una propuesta muy razonable: antes de introducir recortes en la escala media de los salarios y suprimir prestaciones sociales, debe ser valiente desde el Gobierno y llevar una proposición de Ley al Parlamento que fije recortar todos los sueldos dependientes del Estado en todas las administraciones públicas. De tal manera, que aquellas personas que cobren más 3.000 euros mensuales, se le aplica una reducción del 10% y así progresivamente: a más salario mayor descuento. Con una condición inexcusable: UN POLÍTICO UN SUELDO.

Esta Ley aprobada por mayoría absoluta de los parlamentarios en el Congreso y Senado, sí que sería una excelente carta de presentación en la Unión Europea. Además, puede ser la bandera que acredite el nuevo liderazgo que España va a desarrollar en Europa. Debe hacer causa común y exigir que el resto de Gobiernos UE, legislen igual reducción del gasto público.

Comparto con el Sr. Rajoy que las dificultades a las que hay que enfrentarse requieren "hacer otra política económica y explicarla muy bien". Totalmente de acuerdo ¡adelante la sociedad española estamos con usted!

5 comentarios:

Jose Luis dijo...

Antonio, en parte discrepo.
Rajoy tiene todo el poder jamás soñado por un dirigente político en democracia.
Poder otorgado por las urnas como castigo a un gobierno agonizante víctima de algunos errores propios y víctima de una crisis mundial sin precedentes desde hace casi un siglo.
Durante 3 años el Sr. Rajoy, a la limón con el Sr Aznar( uno dentro y otro fuera)ha torpedeado la política del gobierno y ha estado tumbado a la bartola, sin mover un dedo, esperando ver caer al gobierno; anteponiendo sus intereses partidistas a los interese de España.
Oposición leal sí; pero a sangre y fuego. Aunque no es santo de mi devocíón, he de admitir que el Sr, Cayo Lara tiene bastante razón en sus últimas declaraciones.
Sabemos lo que la ideología neoliberal nos propone en materia económica. No debemos ser cómplices de esa política apelando al sentido de Estado.
Oposición a sangre y fuego,leal, pero a sangre y fuego.
Me puedes decir que o remamos todos o se hunde el barco, te contesto, si remamos siempre los mismos y salvamos el barco para beneficio de los de siempre, a lo mejor es mejor que se hunda.
Se que de esta vamos a salir, pero no hay que ceder derechos que en justicia son de todos y sobre todo de los más débiles.
Un saludo

ENRIQUE LOBATO dijo...

Suscribo el comentario anterior. Por sentido de estado se han invadido paises y se han hecho guerras...ahora por sentido de estado pero el del bienestar tenemos que hacer oposición.
Primero, que nos indiquen como se gastan nuestro dinero en aeropuertos en los que no vuelan asviones.

Segundo, quiten subvenciones a organizaciones afines antes de recortar derechos como sanidad y educación Ej En Cataluña a organización de caracter independentista.
Tercero, hace 4 años antes del comienzo de la crisis hubo un pleno a puerta cerrada en el que se subieron el sueldo nuestros parlamentarios, creo recordar que ninguno voto en contra. Ya saben lo que tiene que hacer ahora.



Etc Etc y si despues de eso y mucho más hay que poner dinero para el REPAGO, que no Copago, ya que ya lo pagamos, hablamos pero antes no.

Antonio Pulido Ruiz dijo...

Acertadísimas opiniones. La reacción de la sociedad tiene que darse. No podemos quedarnos indiferentes ante medidas que siempre padecemos los mismos.
Equilibrio presupuestario y salida de la crisis con nuestros dirigentes políticos al frente dando ejemplo.

Anónimo dijo...

LA LOTERIA
*
Estais un poco nerviosos
no han iniciado el guateque
ni tampoco el defeque
los llamados virtuosos
no son nada mentirosos.
Son angelitos del cielo
hacen magia con el suelo
en España y sus regiones
sin conocer soluciones
nos esta entrando el canguelo.
*
EL PONTON DE LA OLIVA

antonio m. dijo...

Cuando dices los que cobran del sector público ¿te refieres a funcionarios y políticos? Yo incluiría a pensionistas, ¿o es que son intocables como dice Rajoy? Si hay que rebajar, a todos, salvando los sueldos míseros de activos y pasivos; los demás a pasar por el aro de los sueldos, y de las medicinas: que se paguen en función de la renta. No olvidemos que la progresividad es algo que no ha inventado la derecha, es nuestro. Y primero una reforma fiscal en condiciones y a aumentar el número de inspectores fiscales y de trabajo, que ahí reducimos el 90 por cien del déficit. Somos un país de pillos y el que no quiera verlo es que está ciego. Además pienso que no tenemos remedio y que tenemos lo que nos merecemos.