miércoles, 27 de julio de 2011

Mundo de locos insolidarios

Cuanta más información tenemos, más nos damos cuenta del mundo en que nos ha tocado vivir. Siendo verdad, que si nos paramos detenidamente, nos puede producir desánimo, también, el estar informados nos ayuda a comprender lo que sucede a nuestro alrededor y obrar en consecuencia.

Así, sabemos que hasta este momento en la Comunidad catalana y con diversos gobiernos ¡nunca! se habían cerrado Centros de Salud pública durante el verano. En esta ocasión, gobernando Convergencia i Unión, son 40 los centros que no prestarán servicio en fechas próximas.
Esta decisión, según testimonio de afectados les genera un gran trastorno a las personas con dificultad de movilidad. Y, siempre queda la duda de si volverán abrir pasado el estío.

No es humano permitir que seres humanos estén muriendo de hambre. Los países desarrollados tenemos la capacidad económica suficiente para inyectar el dinero necesario que acabe con esta situación inhumana. Por tanto, los gobiernos de los principales países no debieran dudar en pasar a la acción de ayuda humanitaria.

Queda demostrado, que cuando se quiere se actúa con rapidez y se ponen todo tipo de infraestructuras y medios económicos al servicio de la Comunidad. Sirva de ejemplo, la próxima visita del Jefe de Estado del Vaticano a España. Administraciones públicas y empresas privadas se han volcado para que los jóvenes de todo el mundo vengan a Madrid a pasar calor sofocante. También, sería muy ético que el Santo Padre, condicionara su visita a España, a la condición de que todos los pobladores del cuerno de África estuvieran alimentados en esas fechas.

Para los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, la hasta hace unos días Caja Madrid, ha sido la entidad de referencia en los barrios de las ciudades y pueblos. Raro es que no tuviéramos un Caja cerca de nuestra casa. Es más, nuestros hijos con la secuencia frecuente de visitar nuestra Caja, se perfilaban como cantera de futuros clientes.
Pero, la realidad al día de hoy es otra. Ya, no es Caja Madrid, ahora, es Bankia. Y, esto, no es sólo un cambio de denominación es destrozar a la futura clientela joven que no podrá mantener sus pequeños ahorros en la tradicional Caja de sus Padres.

Las medidas de gestión que acomete el nuevo banco son las siguientes:
A partir del 30 de julio, Bankia, va a comenzar a cobrarte comisiones y gastos de servicios anteriormente gratuitos: 2 euros al mes (24 €/año) por el mantenimiento de la cuenta, si tu saldo no llega a 2.000 euros al mes. Más 17 anuales por el uso de la tarjeta, si tu saldo no llega a 4.000 euros al mes. Es decir, que te van a sacar 41 euros ¡por hacer negocios con tu propio dinero! Esta medida afecta sobre todo a la población más humilde y necesitada como: Jubilados (600 €/mes), parados (420 €/mes) y estudiantes, que son los que no llegaran a estos 2.000 €/mes de saldo medio.

Decía al principio que puede generar desánimo. Reaccionemos y obremos en consecuencia. Esta es la ventaja de estar informados.

No hay comentarios: