sábado, 22 de septiembre de 2007

Cuestión de ética

A pesar de la entrada y barra libre, degustando suculentos aperitivos y estimando la actuación de Falete y Andy y Lucas, no he querido estar en la fiesta de inauguración de El Quiñón de Seseña (Toledo).

Francisco Hernando, el Pocero, ha conseguido entregar las primeras 100 viviendas de la macrourbanización (10.500) que lleva su nombre y estatuas familiares.

En la noche del viernes, he preferido acompañar a mi amigo Julián Puerto, que ha sido el pregonero de las Fiestas del Sector III (barrio Buenavista) de la ciudad de Getafe. Rodeado de amigos y autoridades locales, Julián nos ha deleitado con un discurso entre poético, realista, y social. Nada que ver con la grandilocuencia de Seseña, pero mucho más arraigado con la solidaridad ciudadana.
Por lo tanto, he disfrutado mucho del ambiente creado por los organizadores. ¡Felicidades!
El vídeo adjunto contiene la intervención integra de la historia de un gran barrio.

No hay comentarios: