miércoles, 13 de junio de 2007

La primera batalla

Ejerciendo de alcalde en funciones, y ante la agresión del Ayuntamiento de Madrid, con la preceptiva aprobación de la Comunidad, el alcalde de Getafe, y los vecinos de Perales del Río, hemos tenido que posicionarnos ante las máquinas y paralizar las obras.

A 150 metros de un colegio religioso concertado y cientos de viviendas unifamiliares de retan libre, los responsables del Gobierno del Ayuntamiento de Madrid, han concedido licencia para construir una “planta de tratamiento de residuos sólidos inertes”. Tan singular nombre, no es otra cosa que una planta receptora de escombros que luego, después de ser triturados se convierten en grava. Este atropello se ejecuta en el distrito de Villaverde. Y la empresa privada promotora del invento dice que el Gobierno de la Comunidad, ha dado el visto bueno al informe de impacto medio ambiental.

Algo debe ocultarse, cuando no existe cartel anunciador del proyecto ni dato alguno externo que indicara lo que se estaba realizando. Hemos tenido que investigar los vecinos afectados y averiguar el agresivo proyecto. Inmediatamente el Gobierno de Pedro Castro, ha iniciado una serie de denuncias -incluido el Fiscal de Medio Ambiente-, donde solicita la anulación de la licencia de la obra.

Nadie en su sano juicio, puede entender qué intereses provocan que un Ayuntamiento como el de Madrid, sin consultar con su homólogo vecino de Getafe, conceda tan peligrosa autorización.

La anécdota
Estando concentrados ante las máquinas escavadoras, se produce la llegada de la policía nacional. El joven supuesto jefe del grupo, se presenta de la siguiente manera: Quién es el cabecilla de esto. Respuesta de Pedro Castro: El alcalde de Getafe.
El policía transmite la información recibida y a partir de ahí, se produce un ir y venir de personas interesadas; concluyendo el incidente con la retirada de todas las máquinas y camiones de la finca ocupada.
No sin antes, advertir la empresa propietaria de la finca y autorizada en la actividad peligrosa para la salud de 6.000 personas, que volverán a intentarlo.
Yo estoy convencido que las autoridades pertinentes, no van a consentir que el sur de Madrid y concretamente el barrio frontera de Getafe, soporte otra instalación agresora del medio ambiente.

El nuevo Gobierno de Getafe, no ha tomado posesión y ya, ha tenido que librar la primera batalla junto con los vecinos de Perales del Río.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Animo Antonio, esta batalla hay que ganarla y si hay que ir a la puerta del Sol se va. Y si hay que cortar la M-40 se corta.
Ya está bien de aguantar la mierda de Madrid.
Creo que la gente no acaba de darse cuenta de que estos del PP , con tal de favorecer los intereses de capitales privados son capaces de someter a una población de más de 6.000 habitantes a un auténtico holocausto.
" A POR ELLOS "
Un saludo. Jose luis.