domingo, 13 de mayo de 2007

Pedagogía política

Según la información que nos ofrece la Cadena Ser, el actual alcalde del ayuntamiento de Sevilla, puede repetir Gobierno de progreso en la capital andaluza.

Durante el debate que se monta en el programa “A vivir que son dos días” además de exponer sobre la mesa la armoniosa consolidación del centro histórico de la ciudad, los contertulios manifiestan que el éxito principal del equipo del alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, se apoya en la acción llevada a efecto en los barrios de la ciudad. Parece ser que los ciudadanos de Sevilla, están valorando muy positivamente las actuaciones que durante la actual legislatura se ha desarrollado con el llamado “Plan de barrios”.

Esta noticia, me alerta sobre el trabajo que hacemos en la ciudad de Getafe. Cuando los habitantes de cualquier ciudad perciben directamente la acción del Gobierno en la cercanía de su barrio, se congratula positivamente y produce un efecto de gratitud que se traduce en apoyo en las urnas.
El Partido Socialista de Getafe, lleva años configurando un programa electoral que además de la presentación de grandes proyectos para la ciudad en todos los ambitos, después anuncia acciones concretas en la cercanía de cada uno de los barrios que componen Getafe. En esta misma página puedes comprobar el compromiso adquirido para la próxima legislatura 2007-2001.
Si a esto, le sumamos los Convenios que se han firmado con las distintas entidades y colectivos, el desarrollo del contenido del programa, más lo incluido en los convenios, consiguiendo un alto porcentaje de su cumplimiento, estaremos abonando el terreno para que en el 2011, tengamos el mismo reconocimiento que hoy recoge el Gobierno de la ciudad de Sevilla.

Presentación de la candidatura
Hoy, he asistido a la presentación de la candidatura socialista que encabeza Pedro Castro. Durante su intervención el candidato socialista ha dado un repaso a la cuidad del antes y a la ciudad de hoy. Nada que ver la una con la otra y por lo tanto, en la línea de avance consolidado, nos presenta los nuevos grandes retos que el Partido Socialista, quiere afrontar para Getafe, con el apoyo de todos los ciudadanos/as.

Josep Borrell, ha tenido una espléndida intervención dedicada a los “derechos y a los deberes” de los ciudadanos referidos con la política. Su inteligente y pedagógica exposición, nos demuestra el necesario y responsable deber que tenemos para con la democracia. Participar con nuestro voto en las urnas es una obligación que en otros países de Europa está constituido obligatoriamente, nosotros sin ser obligados a ello, debemos hacerlo por convicción. Además, centrándonos en la Comunidad de Madrid, alerta sobre la obligación que tenemos los habitantes del Sur, para con las urnas. No debemos hacer dejación de nuestro deber para corregir el voto conservador que impide un Gobierno de progreso en nuestra Comunidad.

Rafael Simancas, apoya la tesis descrita por Borrell, y hace un llamamiento a la movilización electoral. Con datos nos demuestra que cuando la participación es alta, se puede ganar el Gobierno de la CAM. Y para ello, nos desgrana lo más importante de los compromisos de su candidatura que los convierte en "derechos" de los ciudadanos/as.

Ha sido un acto, que además de presentar los compromisos electorales, ha tenido una importante lección pedagógica sobre los beneficios que reporta la acción política.

1 comentario:

Marianita de Pimpinella dijo...

¡¡¡ Animo ya queda poco!!!

Primero iba a ser un candidato revelación que acabaría con la mayoría absoluta de Gallardón; luego, un 6 por ciento del censo de nuevos votantes que les garantizaba la victoria de la izquierda en la Comunidad de Madrid... Ni lo uno ni lo otro. El PSOE da por perdido tanto el Ayuntamiento de la capital como el Gobierno de la Puerta del Sol antes de empezar la campaña. ¡Menudo arranque! ¡Menudo ánimo para sus candidatos! Pero es lo que trasladó el «aparato» federal de los socialistas, el mismo que a menudo presume de haber acertado con anteriores resultados. Así que si la contienda arranca con esa previsión, con un mal presagio no sólo para el controvertido Miguel Sebastián, sino también para el sufrido Rafael Simancas.