viernes, 9 de febrero de 2007

Impresentables y sumisos

Los españoles tenemos todo el derecho del mundo a que se nos pida perdón por el engaño sobre la existencia de “armas de destrucción masiva” en Irak. Esta fue la razón para justificar la participación en una guerra que la mayoría de la sociedad española rechazamos.

Convertido en el último mohicano, y cuatro años después de copatrocinar con George Bush y Tony Blair la guerra contra Irak al margen de la ONU, José María Aznar ha reconocido finalmente que el régimen de Sadam Husein “no tenía armas de destrucción masiva”. Importatísimo visonar este video.
Consecuencia de aquello es la muerte diaria de cientos de personas inocentes cuya única responsabilidad con el régimen de Sadam, es la de nacer y vivir en Irak. Esto, referido a la población autóctona, que luego están las miles de familias americanas destrozadas por la pérdida de soldados en una guerra antojadiza y mercantil para su presidente.

Visto lo que estaba sucediendo y dado que los inspectores de la ONU, nunca pudieron encontrar las dichosas e inventadas “armas”; la valentía del presidente Zapatero, en su primera decisión gubernamental de traer a España a nuestros soldados, ha evitado mucho luto en las familias españolas.

Los palmeros
Sin embargo cuando los portavoces del PSOE e IU, piden a los dirigentes populares y al principal protagonista Sr.Aznar, una rectificación pública y un rechazo a la sanguinaria guerra, la respuesta de los palmeros ha sido:
- Ángel Acebes, aprueba las declaraciones del expresidente con el argumento de que "si lo ha dicho el señor Aznar, bien dicho está".
- Eduardo Zaplana criticó al PSOE por su "cansina" insistencia en "hablar sobre la guerra de Irak". Preguntado si, al igual que Aznar, la dirección del PP también reconoce ahora que no había armas de destrucción masiva en Irak, contestó: "Ni reconozco ni dejo de reconocer, este tema no está en el debate".

Es decir, según ellos, en un país democrático se debate cuando les interesa al mundo conservador ¡Pues se equivocan! La libertad de expresión se ejerce allí y cuando la problemática lo exija. Y reconocer que la causa de invadir un país soberano no era verdad, exige decirlo y denunciar ¡que nos engañaron!

De ahí de lo acertado, cuando los voceros conservadores, le piden al Sr. Rajoy, que recupere al Sr. Aznar, para algún ministerio o mejor para hacer una intensa oposición en la próxima legislatura.
Esto, de llevarse a cabo, permitiría poder desarrollar políticas progresistas de izquierdas durante al menos 12 años.

4 comentarios:

El pontón de la oliva dijo...

No me habia dado cuenta hasta ahora
de lo ocurrido con Irak
de que no habia bombas
hasta que lo ha dicho Aznar

Soy uno de los tontos españoles
que nos tuvimos que manifestar
para que Aznar nos dijera
que le creyeramos lo de Irak

No se ha dado cuenta hasta ahora
que no se han encontrato bombas
con el tiempo que ha pasado
y estar el pais destrozado

El señor Aznar nos trata de tontos
y porque no puede más
a las manifestaciones me remito
de las respuesta que acaba de dar

Anónimo dijo...

Menudo descubrimiento, lo de las armas masivas... je, je, je... Pero que opinais de la guerra de Afganistan del Chapapote del Sur, del Libano, de la corrupcion del psoe, de los crimenes del gobierno del psoe,el barrio del Carmelo, de los modelitos de la Vice Wogue, menuda socialista,
del sequito que acompaña a Zp en sus viajes a Lodres, Alemania a ver a Sonsole cantando, la buena vida, los del psoe son los nuevos señoritos.Con sus piscinas y su look para estar fassion, son los nuevos gurmet, los nuevos pasteleros.
Así que a espabilarse y menos mandanga Señor libre pensador y comparsa.Acuestate troko que solo os mirais el ojo del culo, con perdon.

Antonio Pulido Ruiz dijo...

Hay determinados acérrimos populares, a los cuales, es imposible haceros razonar. Como es costumbre y no tenéis argumentos, metéis todo en el mismo saco y los mezcláis haber que pasa.
A mí lo que más me ofende es que penséis que ser de izquierdas y tener un pensamiento progresista, es sinónimo de pobres e ignorantes.
Querido Anónimo, un consejo, para debatir siempre hay un proceso: exposición, trama y deselance. Es la única manera de convencer, lo tuyo, no se sostiene con racionalidad.

Lorquino dijo...

Antonio, de verdad creo que estás equivocado cuando hablas de engaño al referirte a la actitud de Aznar, crveo que es algo aún más importante. Bacon decía que los errores e ilusiones del espíritu alejan al sujeto de un verdadero conocimiento del mundo, por lo que deben ser eliminados para permitir que el espíritu aprehenda la realidad; entre esos errores, hablaba de los “errores del individuo” que derivan de la historia personal de cada uno, de sus inclinaciones, de su educación…
Básicamente esto quiere decir que en nuestra apreciación de la realidad, nos vemos influidos, incluso mediatizados, por la existencia de unos “filtros psicológicos” al sacar conclusiones sobre los acontecimientos; sabemos que cuando se provoca disonancia entre la realidad y el prejuicio, el sujeto tiende a satisfacer el prejuicio, valorando el acontecimiento a favor del mismo y, raramente, hacia su modificación o adecuación.
Realmente creo que el Presidente Aznar no miente cuando dice que “todo el mundo pensaba que en Irak había armas de destrucción masiva”, a pesar de creer que esa afirmación es objetivamente falsa; creo que tampoco mintió en el año 2003 con respecto a las razones para la invasión de Irak; entiendo que, simplemente, fueron sus prejuicios (hacia la política de Bush, hacia su propia posición en la historia, hacia ….) los que le llevaron a no contemplar los informes de Hans Blix, ni el reconocimiento por parte de Blair acerca de la falsedad del informe británico contra Irak, ni la falta de conformidad explícita del consejo de seguridad hacia la invasión….
Es verdad, su historia personal, sus inclinaciones, su educación no se si confirman que el Presidente Aznar sea más o menos inteligente, pero sí confirman que es “listo” y no fue su falta de “listeza” lo que le llevó a creer que había armas de destrucción masiva en Irak; fueron sus prejuicios personales los que hicieron que descalificara todos los datos objetivos que indicaban la ausencia de aquellas malditas armas y que optara por apoyar la invasión, esos mismos prejuicios que le están llevando al cúmulo de apreciaciones sociales y políticas a los que nos va teniendo acostumbrados.
Por si lo leen algunos, decir que yo soy consciente, que este comentario mío viene realizado desde la segura existencia de prejuicios míos hacia Aznar y la sociología que representa; claro que estos prejuicios míos no tienen la trascendencia social y política de los suyos, algo de lo que sinceramente me alegro porque, entre otras cosas, no parecen provocar odio, muerte y sinrazón.