lunes, 15 de enero de 2007

Se toca fondo

Expertos en salvar situaciones extremas de crisis, aconsejan tocar fondo para tomar impulso y empezar a recuperar el terreno perdido. Esto, y la definición de pleno del desahogo es lo que hemos visto y oído en el Congreso de los Diputados.

Un debate que comienza a las 16 horas y termina a las 21,30. A pesar del razonable tiempo empleado se detecta que un gran número de diputados se ausentan de la sesión cuando termina el debate entre el presidente del Gobierno y el portavoz del PP. Esta ofensa a los ciudadanos a los que representan tiene que acabar definitivamente. Nadie en su trabajo se presenta y al poco rato desaparece sin percibir disminuido el importe de su sueldo.

Pleno del Congreso provocado por el atroz atentado de ETA, después de un periodo prolongado del cese de la violencia. Sabemos que el PP, había hecho del llamado “proceso de paz” su caballo de batalla contra el Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero. La rotura del “alto el fuego permanente” con la muerte de inocentes, anima al grupo conservador a pedir la comparecencia del Presidente. Y éste, se siente obligado, dadas las circunstancias, a explicar a todos los españoles la situación vivida y aprovecha la ocasión para pedir disculpas por las declaraciones realizadas.
También, anuncia la necesidad de conseguir un gran pacto contra el terrorismo entre todas las fuerzas políticas y sociales. A lo que el Sr. Rajoy, responde que “apoyarle a usted es un suicidio”. No fue esta la única lindeza que lanzó el portavoz popular. En el apartado de las réplicas, la sonada del debate fue la siguiente: "no se puede negociar bajo el chantaje, porque si usted no cumple le pondrán bombas, y si no hay bombas es porque ha cedido". Aquí el Presiente fue contundente y le exige que retire lo dicho. Cosa que Rajoy, no hace. Igualmente, hubo otro momento insidioso, cuando el popular pone a las victimas en la tribuna de los diputados. Rodríguez Zapatero, de manera enérgica se niega por respeto, a traficar con el sentimiento de las víctimas.

La dureza expositiva popular, obliga a Diego López Garrido, portavoz socialista, recordarle al Sr. Rajoy, que ETA llevaba un año durante el Gobierno de Aznar, que no ponía bombas y aplicando su deducción se debería a que ellos, también habían cedido. Magistral la intervención cronológica explicativa de los procesos vividos. López Garrido, demostró con datos lo difícil y complejo que es acabar con la banda terrorista.

Anteriormente, habían intervenido los portavoces de los grupos que componen el arco parlamentario y aunque con distintos matices y argumentos, ¡todos absolutamente todos! expresan su apoyo al Presidente, en la necesidad de conseguir el “pacto de fuerzas democráticas” contra el terrorismo. Hubo intervenciones muy reflexivas y coherentes que hacen presagiar un buen camino para alcanzar la paz.

A pesar de que entramos en una época preelectoral, debemos tener confianza en la capacidad de nuestros representantes que tienen un mensaje claro de la sociedad: “Unidad frente al terrorismo”.

No hay comentarios: