miércoles, 3 de enero de 2007

Pasará la tormenta

Desde el atroz atentado, el Partido Popular junto con los medios de comunicación conservadores, están llevando a cabo una intensa campaña contra la imagen del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Si no fuese porque ya tenemos experiencia sobre los montajes mediáticos que la derecha española lleva a cabo, tendríamos que analizar severamente el furibundo ataque orquestado contra el Gobierno de España. No es costumbre en esta página mencionar a medios ultraconservadores insidiosos, los cuales, cada día intentan envenenar a la opinión pública. Pero en el caso que nos ocupa, hasta al propio Mariano Rajoy, debido a lo delicado del asunto y porque él sabe y conoce de primera mano lo difícil que es gestionar un “golpe bajo” como el recibido por el Gobierno, lo tachan de: “Medroso, y domesticado” en el artículo "Si yo fuera Rajoy", de Agapito Maestre, en Libertad Digital. Critica severamente al candidato del Partido Popular por lo que considera una insuficiente oposición al Gobierno en materia antiterrorista. Señala que Rajoy se muestra "medroso" y no se ha decidido a movilizar a los millones de españoles "que lo miran como su última esperanza", después del cruel atentado de ETA en Barajas.

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha explicando que todo lo acometido hasta el día del atentado se ajustaba al contenido de la resolución parlamentaria de 2005. Rubalcaba, declaró que las negociaciones se iniciaron "entre el Estado y una banda terrorista que daba signos de que quiere abandonar la violencia. Y la triste realidad, es que se ha producido lo contrario, por lo tanto, no hay diálogo, no hay proceso". "El proceso está roto, liquidado".

Inmediatamente, los voceros conservadores se prestan a decir que: “con esta declaración el ministro desautoriza al presidente”. Ya que, el presidente, en su declaración pública dijo que se había “suspendido” el proceso y el ministro que se ha “roto”. Lógicamente, no tienen bastante con el ataque directo, que además, pretenden presentar ante la opinión pública que dentro del propio Gobierno existe descoordinación y desconfianza. Pues bien, señores gacetilleros, tanto “suspender” como “romper” son sinónimo de “anular” que es lo se hace.

Estoy convencido que al igual que ocurrió con la campaña de la “España se rompe” contra el Estatuto catalán; el Gobierno volverá a obtener la confianza de la sociedad que nunca va a responsabilizar del fracaso del proceso al presidente, Sr. Zapatero. Otros gobiernos lo intentaron y el suyo también tenía y sigue teniendo esa responsabilidad: ALCANZAR LA PAZ.
Lo irreparable del hecho es la perdida de vidas humanas.

1 comentario:

Pedrito J. Papá Papa dijo...

Para ALCANZAR la paz en más campos, ¿qué tal va el diálogo con los conductores borrachos y los maltratadores de mujeres?